- Jorge Luis Borges -


"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única"

CLICKEÁ

Seguidores

29.12.09

Chau 2009

Fin de diciembre, tiempo de balances.
Habiendo pasado un genial 2009, las autoras de este blog se retiran a disfrutar unas lindas vacaciones en la playa, siempre en compañía de algunas de esas personas que tan felices nos hacen. Gracias por estar :)
Muy feliz año nuevo! Y hasta el 2010!
24.12.09

Bronca

Y claro, siempre hay veces que tenés ganas de mandar a alguien a la mierda. Lo difícil es cuando ese alguien es demasiado querido para vos y te cuesta horrores enfrentar las cosas. Por más que las situaciones que te molesten, frustren o enojen sean chiquitas o casi imperceptibles para el resto del mundo, a vos te afectan muchísimo. Sólo querés escupir tu verdad y que se la banque.
Pero, por alguna de esas razones de la vida, siempre te la terminás agarrando con quien menos se lo espera, y peor aún, menos se lo merece.
23.12.09

A que te estás enamorando

Síntomas:

  • Empezás a tratarlo mal sin ningún motivo y, descubrís que todo lo que él hace te parece pésimo.
  • Lo nombrás en cada conversación que entablás y tus amigas están cansadas de decirte que pares de hablar de él.
  • Cuando se te acerca, una sensación de calor invade tu cuerpo. Es rara y en pocos momentos la habías sentido antes. No son nervios, no es miedo, es como un shock de electricidad que recorre cada centímetro corporal.
  • En tu inconciente estás todo el tiempo queriendo saber algo de él, auque sea para criticarlo.
  • Cuidás cada palabra, no sabés qué acotar y cuando lograste construir una oración coherente para decir, ya pasaron como dos horas y la conversación está en otro tema, por lo cual, no te queda otra quedarte callada.
  • Empezás a contradecirte: Deseás que te hable, y si lo hace te cae mal, y si no lo hace te cae peor.
  • Te ponés torpe. En el intento de simular que esa persona te da igual, te termina saliendo todo al revés: te chocás con todo, te tropezás y hasta te trabás cuando querés decirle algo.

Si bien cada persona siente y vive esta compleja situación de maneras distintas, algunos de estos puntos suelen pasarle a la mayoría de la gente. Si sentís estos síntomas no quiere decir que estés estrictamente enamorada de esa persona, si no que simplemente estás empezando a sentir cosas. Aunque no estén bien definidas, definitivamente, van en esa dirección y es importante tomarlo con la mayor calma posible. Si pensabas que este tipo de señales son complicadas de sobrellevar, todavía no entraste en la etapa más difícil que es cuando uno logra admitir lo que esa persona le importa. Pero bueno, eso ya sería parte de otra subida.

22.12.09

La salud de los enfermos (*)

Casi diez años atrás, mi papá descubrió que mi presión había bajado varios números. Todos se preocuparon, pero nadie se percató de que un motivo más que suficiente era que mi mamá estaba trabajando hacía algunas semanas en Chile. Un conocido necesitó durante toda su carrera llevarse papel higiénico a la facultad para utilizar durante la espera ante los finales orales. Siempre tuve una tendencia importante a las anginas, pero era una fija que este mal se acentuaba cada vez que empezaba a salir con alguien que no me terminaba de convencer. A una amiga le sube la fiebre cada vez que su novio la invita a visitar a ciertos amigos con los que ella no se entiende muy bien.

Seguramente todos escucharon alguna vez hablar de la somatización (definida por Wikipedia como "conflictos psicológicos internos expresados como signos físicos"). No siendo psicóloga, médica ni nada por el estilo, siento alguna familiaridad con el tema, ya sea por asuntos propios o ajenos. Por ahí la gente no puede expresar en palabras lo que siente o percibe, quizá ni siquiera sabe darse cuenta de que no la está pasando bien. Atribuyen sus enfermedades a virus o simples motivos físicos. Pero no todo es tan así, hay veces que es necesario mirar un poco más allá.

(*) Cuento de Julio Cortázar, publicado en la antología Todos los fuegos el fuego. (http://www.taringa.net/posts/arte/1343211/La-salud-de-los-enfermos---Julio-Cortazar_-.html)
21.12.09

Fácil engancharse, difícil terminar

Ella no se reconoce a sí misma y no piensa lo que hace, tan sólo “se manda”, sin preocuparse por el día de mañana. Él logró desequilibrarla hasta llegar a los niveles más altos de la demencia, la confunde, y parece no darse cuenta del peso y efecto que tienen sus palabras. Es que por momentos parece quererla en serio y le demuestra su cariño, pero al rato toma distancia y se vuelve más frío que nunca, como si ella fuera una completa extraña.
Tres posibilidades dan vueltas en su cabeza:

-La vida los cruza continuamente porque su historia va a resultar.
-Él la lastima para que ella se de cuenta de una vez por todas que tiene que terminar con esa inestable situación para ser un poco más feliz.
-O quizás, estos son simples traspiés que no significan nada, suceden para matar la rutina, y pronto pasarán.
Ella se pregunta cuál de todas será la correcta, pero cuando cree entender qué es lo que él quiere, sucede lo contrario y se desconcierta. No le sirve especular: Lo ve, lo escucha, le cree y al otro día todo vuelve a empezar.
Pasan semanas, tal vez meses sin que sepan nada el uno del otro, y como por arte de magia se encuentran de nuevo. A veces lo planean y otras no tienen ni idea de que se van ver, pero están ahí y no importa nada más, al menos en ese momento.
Entonces, como tantas otras personas, ella se vuelve a repetir la incógnita que no la deja tranquila: ¿Qué hacer?, ¿Esperar a que se decida?, “¿Dejar que fluya?”, como dicen muchos; ¿Abrir horizontes y probar cosas nuevas? Ella no sabe qué hacer y reconoce que, a pesar del tiempo, nunca pudo sacarlo de su cabeza.
Tiene miedo. Miedo de lastimar a otros en el intento de olvidarlo. Miedo de lastimarse a sí misma. Miedo de arrepentirse. Miedo de tomar la decisión equivocada. Miedo de no hablar en el momento justo. Pero lo que más la atemoriza es saber que cada día que pasa lo quiere un poco más.

17.12.09

Bzz-bzzz-bzzz

Aj, hace calor. Los hombros quedaron calcinados después de un tiempito al sol. Y el clima está pegajoso, húmedo, mala onda. Basta de ciudad, basta! Es insoportable.
Encima el calor, como siempre, trajo todos esos mosquitos (y ni hablar del pánico por el dengue). Por más que pongas el Fuyi durante toda la noche, esos bichitos se las ingenian para meterse entre las sábanas y reventar talones y empeines. Por qué será que se empecinan en buscar lugares tan raros? No se puede estar en ningún lado sin que aparezcan esos enviados del diablo para picar y, con suerte, sólo zumbar en los oídos.
Igual, sacando estas quejitas típicas de los que odiamos ciertas cosas del verano, esta época del año está buena. Sobre todo para quienes, como las autoras de este blog, ya terminaron todas sus ocupaciones del año y están libres hasta 2010.
15.12.09

Pasará

Después de tanto tiempo, lo superaste. Ya no entrás a su Facebook, ni te fijás a cada rato sus estados en el Messenger. Ya no te lo encontrás de “casualidad” en boliches y no inventás diferentes excusas para hablarle. Se podría decir que la incertidumbre con la que viviste desde que te separaste de él, por fin terminó.

Y cuando parece que empezás a pasarla bien, te lo encontrás en todos lados. Te subís al taxi y te das cuenta que en la radio están pasando la canción que escuchaban juntos, de repente los amigos no paran de hablarte y lo peor que te puede pasar es que cuando salís a bailar (ya sin especular con que te lo vas a encontrar, y sólo pensás en pasar un buen rato con amigas), ahí está, sentado en una barra sonriendo como siempre.

En esos instantes uno se pregunta ¿Por qué?, y es muy probable que no haya ninguna razón específica (y aunque la hubiera jamás la sabrías). Simplemente pasa y hay que buscarle la vuelta para no retroceder. Aunque estas situaciones parezcan eternas, pasan, y después de un tiempo largo, se convierten en simples y pequeños recuerdos.

11.12.09

Una época especial

Se acerca Navidad, Fin de año y para muchos ésta es la época en que la mente se inunda de recuerdos, anécdotas y balances. Cosas que durante 2009 los deslumbraron y alegraron. Más de un momento que preferirían olvidar. Y también, acontecimientos que les hubiera gustado que pasaran, pero que por mala suerte o por destino, no sucedieron. Están a la expectativa, llenos de ilusiones para la nueva etapa que comienza, y también, a la espera por todo aquello con lo que se encontrarán sin saber, todavía, de qué se trata.

A veces, esta época que pretende desplegar alegría, suele ser la más nostálgica. Se agradece por los que están, se extraña mucho a los que se fueron y más de una vez se añoran los tiempos pasados; porque cuando eras chico, era todo mucho más simple. Esperabas a Papá Noel, comías pan dulce y después te quedabas dormido en algún sillón mientras los grandes seguían de festejo.

A medida que las personas van creciendo las cosas cambian y la forma de pasar estos momentos también. Pero si hay algo que perdura, por más que las fiestas vayan tomando diferentes formatos a lo largo de la vida, es el cariño de los amigos y la familia que va a estar siempre, en cualquier etapa del año.

10.12.09

Escribir

Desconcierto. Esa sería la palabra para describir lo que se siente frente a una página en blanco, a la espera de un algo: algo que la haga valiosa, interesante, legible.

Las reglas básicas del periodismo llevan al redactor a ser escueto, breve, directo, claro y, sobre todas las cosas, informativo. La literatura, por otro lado, es, de alguna manera, anárquica: no presenta reglas concretas, cada escritor hace con su página en blanco lo que se le cruce por la cabeza. Y ahí es donde entra la confusión. Habiendo tantas cosas dentro de la cabeza, uno no sabe si ordenarlas prolijamente o en forma directa -como salió en este post- tirarlas a ver qué queda.
El redactor suele quedar disconforme.
El lector, ni hablar.
6.12.09

Hasta el cielo y más allá

Algunos se tiran a mirar el sol a esperar que las nubes se corran para recibir sus rayos. Otros no se quedan sentados y se mueven para encontrarlos.

A correr, caminar y saltar, pero por sobre todo, a no quedarse quietos. A sentir que se puede lograr lo imposible, porque la vida es una sola.

3.12.09

Martín Fierro y cía.

Hermanos.

Tema complicado si los hay. Que a los mayores los retan el triple, que los menores son más caprichosos y reciben ropa usada, grande o incluso rota, que del del medio nadie se acuerda. Que los varones tienen todo permitido y a las mujeres se les restringe todo.

Mitos, mitos y más mitos. En este mundo hay de todo: hermanos guardabosques, cariñosos, celosos, aburridos o distantes; hermanas ariscas, amistosas, envidiosas, compinches o peleadoras. Pero hay algo que siempre queda claro: estuvieron, están y estarán para siempre, son de las pocas personas en el mundo que resultan incondicionales SIEMPRE. Y cuando están un poquito lejos, se siente.

26.11.09

Vampiros y Vampiresas


¿Por qué hay que hablar cuando ellos tienen ganas?
¿Por qué hay que esperar a que les venga el enamoramiento para volver a verlos?
¿Por qué hay que esperar a que te mande un SMS o te escriba por MSN para no sentir que si le hablás por tu cuenta, quedás desubicada y/o pesada?
¿Por qué siempre hay que aceptar sus tiempos?


Sencillamente no hay ninguna razón. No hay que estar atrás de ellos, ni mucho menos conformarse con los pocos momentos en los que intentan encontrarte para pasar el rato, porque al día siguiente va a salir el sol, y al igual que Drácula no van a dar señales de vida hasta el próximo encuentro nocturno.
Cuando empiezan con tantas vueltas es preferible decirles adiós, antes de que te enganches demasiado, y esperar a una persona que realmente te quiera. Nadie va a cuidarte, más que vos misma.

(Esto va tanto para el género masculino como para el femenino, sin excepción).
24.11.09

Teléfono descompuesto

Seguramente alguna vez te habrá pasado que anduvieron corriendo rumores sobre vos por los pasillos de la escuela, de la facu, del trabajo o las calles del barrio. Es que a la gente le encanta hablar sobre otras personas. De repente, un simple incidente que tuviste, pasó de boca en boca y en medio de esos vaivenes terminó transformándose por completo en otra cosa.
De pelearte con tu novio, pasaste a ser cornuda. De irte unos días afuera para respirar un poco lejos de la gran ciudad, pasas a ser una fugitiva que se escapó de su casa. De quedarte sentada hablando con un chico con el que estuviste una vez, pasas a haberle dado un beso y a haber terminado con él.
Sí, la gente siempre va a cambiar todo, y no es que sea a propósito, al menos no en la mayoría de los casos. Sin embargo, eso no quita que te enoje y te de ganas de matar a la persona que descompuso el relato.
Por ello es imprescindible que trates de no escuchar lo que se dice por ahí y te concentres en que las personas que querés sepan la verdad de la historia, porque son los que realmente importan.

Insomnio

Siempre, sin excepción, cuando hay que despertarse temprano, la noche anterior cuesta horrores conciliar el sueño. Das mil vueltas en la cama, pensás en temas relajantes, te acordás de las canciones que ya aprendiste de memoria en clase de yoga o contás ovejitas, pero nada, nada sirve. Probablemente tuviste un día tan intenso que estás pasada de revoluciones y tu mente no puede parar a descansar unas horas.
Obvio, al día siguiente lo último que querés es seguir tu vida como si nada hubiese pasado. Entonces, ¿qué se hace con cuatro horas de sueño y la promesa de un día tan largo como el muro de Berlín? Respirar hondo, pegarse una ducha refrescante, tomarse un buen café cargado, empezar la mañana hablando con alguien inspirador y afrontar las responsabilidades con mucha calma.
Lamentablemente, tomarse toda la jornada tirada en tu cama no es opción.
22.11.09

Déjà vu


INVITADA: Ailín

¿Por qué siempre están saliendo de una relación larga? No falla: empezás algo con un caballero y, religiosamente, después del primer mes sale con la tan temible frase: “Me parece que no estoy preparado para engancharme otra vez con alguien”. ¿Ahora no estás preparado, pero hace un mes, sí? No entiendo.
Manda diez SMS por día, llama, sorprende. Y de repente, el carruaje se convierte en calabaza, los caballos en ratones, ¿y vos? Perdidísima, claro. Es la figurita repetida del hombre que necesita tiempo para sí mismo después de una ruptura y se dio cuenta después de ilusionarte.
¿Rencor? No, salí, disfruta, que ya va a venir el próximo. Eso sí, siempre asegurate de que haya roto con la ex por lo menos seis meses antes. Consejito nomás, de una coleccionista de hombres post ruptura.
21.11.09

Exámenes

Durante la última parte del año, en la cual estás contando las horas y los días para que terminen las clases, suele juntarse todo. Parece que los profesores se pusieron de acuerdo para darte mil cosas, al mismo tiempo. Comenzás a somatizar, y te enfermás los días previos al examen. A la hora de estudiar, cualquier cosa te distrae, desde el ruidito de la heladera, hasta la pelusa que pasó. Soñás con lo que estudiaste. Y como para terminarla, puede que en esos días venga Andrés.
Lo primero que se te viene a la mente es tirar todos los libros y que sea lo que Dios quiera, pero tenés que pensar que en un tiempito vas a estar bailando la samba en Navidad y año nuevo. Es el último esfuerzo.
20.11.09

Acá hay verano, está claro

Se acerca el veranito. Sol, calor, amigos, PILETA, PLAYA! A mediados de noviembre se viene el momento de la prueba de fuego: la bikini. Otro año más lo mismo: nos horrorizamos frente al espejo y no entendemos de dónde salieron tantos kilos acumulados. Evidentemente nos olvidamos de todas esas clases de step "olvidadas" y canceladas, de los potes enteros de helado los viernes solitarios y de los domingos en la cama, haciendo oídos sordos de las réplicas de nuestros familiares para que nos movamos aunque sea dos metros.
Pero el peso no es lo único. El color blanco-verde de la piel es atemorizante. Todo bien con Michael Jackson, un groso del baile y todo, pero no queremos parecernos físicamente a la estrella pop. La cama solar no es opción, dicen que es cancerígena. Tampoco sirven mucho las cremas autobronceantes, el enchastre mundial del siglo XXI (que encima es poco parejo). La terracita en noviembre sería la mejor opción, pero la ropa colgando y haciendo sombra deja unos lindos lamparones blancos en la piel (el calzón del del 5to B en tu panza no queda cool).
Caer en la playa con busarda Y color de bebé albino no da, ni un poco.
19.11.09

A la pelota

Reglas para ver un partido de cualquier deporte con ellos:

  1. Permanecé en silencio.
  2. Si el equipo de él va perdiendo, evitar comentarios como “mi amor, seguro que la próxima ganan”, o mucho menos el típico “tranquilo, no es la muerte de nadie”. Corrés el riesgo que te tiren lo primero que tengan cerca.
  3. Tener preparada en una mesita alguna gaseosa y algo para comer. Siempre tienen mucho mejor humor con el estómago lleno, y como el fútbol es tan impredecible, es bueno estar preparadas para lo que sea.
  4. Evitar comentarios o apreciaciones personales sobre cómo va el juego. Como ya hemos dicho en otros posts, ellos siempre saben más y van a tomar lo que digas como una opinión sin sentido o fundamento.
  5. Tené preparado un librito bien entretenido.
  6. Y la más importante, rezá porque gane su equipo. Es fundamental para que la tarde termine bien.

Ni una bien

Hay días que parecen armados especialmente en tu contra. Cero inspiración para los trabajos de la facultad, llamás de urgencia a tu médica pero no está en el consultorio hasta fin de mes, se te cancela una cita, rompés una taza y no te responden el mail terminantemente necesario que estás esperando hace semanas.
En estas veces en las que estás segura de que nada va a salir bien, lo ideal es cambiar un poco de aire, salir a despejarse un poco y esperar que el próximo vientito sí venga a tu favor. Aunque ahora parezca increíble, en unas horas vas a estar feliz de la vida por alguna novedad que le ponga algo de picante a un día negativo.
18.11.09

Cuando calienta el sol

Si hay algo que, definitivamente, se torna insoportable es el viaje en los transportes públicos cuando hace 30 grados de calor. El tiempo que invertimos en peinarnos, cambiarnos y estar perfectas para ir al trabajo o la facultad, se esfuma en segundos cuando pisamos un tren, colectivo o subte.
Lo que hacemos siempre:
· No importa si nuestro viaje dura 45 minutos, vamos paradas con tal de no transpirar una gota.
· En caso de encontrar un asiento, estamos todo el trayecto bien derechitas sin que nuestra espalda toque el respaldo.
· Nos maquillamos mucho. Casi siempre pensamos que con eso vamos a alivianar el efecto del calor y la humedad en nuestro rostro, sin embargo, cuando llegamos a destino descubrimos que la pintura está toda corrida y parece que estuvimos llorando tres horas.
· Salimos con el pelo mojado. A penas nos terminamos de bañar el cabello parece perfecto pero no te olvides que se va a secar y al lado tuyo, Mafalda va a ser un poroto. Siempre es conveniente esperar un poco en tu casa para que se seque y ver si te da tiempo a que te puedas hacer un peinado sencillo y cómodo.
Para tener en cuenta:
· Siempre es bueno tener un desodorante en la cartera.
· Ponerse ropa liviana y de algodón. Preferentemente en colores claros.
· Evitar los flequillos. Si te lo cortaste, es conveniente tener invisibles a mano.
· Para las que tienen pelo largo, los rodetes son la mejor opción en esos días, especialmente los que están medio desprolijos porque dan un aire de naturalidad.
· Maquillarse lo justo y necesario. Con un retoque en las pestañas y un poco de base (en caso de que realmente la necesites) estás perfecta.
13.11.09

Atención

¿Alguna vez te preguntaste porqué los sentimientos son tan volátiles? En realidad no lo son. Los sentimientos tardan mucho en irse de cada cabeza… así que cuando se van rápido, sencillamente es porque nunca existieron.
Lo importante es aprender a discernir cuando tenemos en frente a personas confundidas o con sentimientos duraderos. Ésa es la parte más difícil de la cuestión.

Claves:
· Aunque parezca trillado, el tiempo es la mejor de todas las soluciones. Date un espacio para analizar bien hacia dónde querés ir y cuáles son las cosas que realmente valen la pena.
· Sé autocrítica. No te mientas a vos misma ni te abstraigas del mundo porque es muy probable que luego vuelvas a la realidad de prepo y sin paracaídas.
· Escuchá tus instintos. Las mujeres solemos tener una intuición especial que nos permite percibir hacia dónde se dirige todo lo que nos rodea.
· No te conformes. En cuanto veas que la cosa no va ni para atrás ni para adelante, es mejor cortarlo por lo sano. Siempre habrá algo mejor ahí afuera esperándote.
· Respetate. (Simplemente no hace falta ampliar el concepto, todas tenemos en claro de qué se trata y como debemos hacerlo valer).
12.11.09

Los ególatras

La primera vez que notás que no todo el mundo se quiere en igual cantidad debe ser en el jardín de infantes, cuando, jugando a la familia, una de las nenas decide que ella va a ser la mamá y que todas las demás deben hacerle caso. Durante la primaria siempre hay alguno que quiere ser sí o sí Manuel Belgrano o Mariquita Sánchez de Thompson en el acto patriótico. De no ser así, amenaza con no participar. En la secundaria, terminan obteniendo el único tema interesante para dar el oral de biología que todos odian. Siempre se salen con la suya, sin importar cuántas cabezas roden en el camino.
Durante toda tu vida te vas dando cuenta de que este tipo de actitudes egoístas y llenas de un amor propio exageradísimo se multiplican en gente de todos los ámbitos que transites. La clave es intentar que no te afecte en tu vida personal y esperar, quizás en un pensamiento un poco maligno y pecaminoso, que se den contra una pared de esas bien grandotas y de una vez por todas les bajen esos humos negros, negros.
31.10.09

Atormentadas

Lluvia, lluvia y más lluvia. Estás en tu casa, no tenés demasiado que hacer y lo que menos querés es salir. Algunas ideas para los días en que lo mejor es relajarse y pasarla bien a pesar de las condiciones climáticas.

Clichés, pero rendidores:
  • Libro que genera introspección.
  • Unos buenos mates con facturas, ya sea dentro de una constante charla con amigas o en soledad, pensando en las vueltas de la vida.
  • Película pegajosa y amorosa, con el acompañante que jamás falla: el cuarto de helado.
Siendo un poquito más originales:
  • Orden del armario, al ritmo de temas pegajosos de los 90.
  • Día de spa (ojo, no abocarse demasiado al pelo, la humedad no perdona!)
  • Torneo de Winning Eleven, Singstar o GTA con tus hermanos/amigos.
  • Porcelana fría, bijouterie, velas. Cualquier manualidad puede ayudar a pasar el rato y hasta ser productiva.
26.10.09

Todo vuelve

Las personas tienden a apreciar las cosas cuando ya no las tienen. Si hay alguna ley, que se cumple al pie de la letra, es que la vida es un boomerang, y al igual que aquellos que te dejaron volverán hacia vos en algún momento inoportuno de tu vida; también te podría pasar que te replantees las oportunidades que dejaste pasar. Por eso, si es que alguna vez un chico desapareció y nunca pudiste entender muy bien el por qué, no desesperes, porque él volverá en el momento más inoportuno. Lo cierto es que, como suele suceder, para ese entonces será tarde.
25.10.09

LOS códigos

Las mujeres somos capaces de cortar el diálogo para siempre con la mejor de nuestras amigas en caso de ruptura de los códigos básicos femeninos, a saber:

1. Nunca, jamás acercarse con segundas intenciones al ex novio/tranza/chico/amigovio de nuestras amigas.
2. Responder a los llamados de tu mejor amiga en búsqueda de ayuda sentimental, sin importar el horario, mientras el motivo sea realmente importante.
3. Defender a tus amigas de todos aquellos que la lastimen (ya sean hombres, otras mujeres despechadas, familiares e incluso animales).
4. No tolerar que tus amigas "emocionen" demasiado a un hombre, sin concretar nada (actitud despreciada por la parte inteligente del género femenino).
5. La sinceridad ante todo: aunque la otra parte no quiera escuchar la verdad, hay que enfrentarla.
23.10.09

No te compliques

Hay que tener algo en claro, la primera cita es COMPLICADÍSIMA. De repente descubrís que todo te queda mal, que justo ese día llueve y las dos horas que tardaste en hacerte la planchita fueron en vano; que faltan tan sólo cinco minutos para que te encuentres con él y el dolor de estómago, que te agarró desde que te levantaste, se hace más fuerte. No pierdas el tiempo pensando en estas cosas que a la única persona que afectan es a vos. Él jamás se va a fijar en esos detalles porque lo único que quiere es verte y pasar tiempo con vos.

Hasta en las mejores familias

Las reuniones familiares están buenas... durante dos o tres horas. Después de ese plazo, todo empieza a ponerse gris. Los niños se ponen pesados corriendo por toda la casa, las tías comienzan con sus preguntas incómodas y el abuelo se duerme en cada sillón que encuentra.
En definitiva, lo único que querés es irte corriendo a tu casa para clavar el pijama y bajarte medio kilo de granizado al ritmo de una novela barata.

El fútbol

Regla central: No hables de fútbol con ellos. Es obvio que saben más que vos y de alguna manera te van a cerrar la boca, así que limitate a mirar y llevarle unas cervezas. Y en el supuesto caso de que supieras más que ellos sobre su pasión, nunca te lo van a reconocer, así que no pierdas el tiempo y visitalo en otro momento.

No discutirás

Los hombres siempre quieren tener la razón, sin excepción. Es por eso que cuando discutís con ellos, la clave es habituarse y decirles que sí como a los locos, aunque luego se enojen porque saben que se los decís aunque no pienses lo mismo.
Hacenos caso, deciles todo que sí con tranquilidad y quedá como una reina.