- Jorge Luis Borges -


"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única"

CLICKEÁ

Seguidores

30.12.10

Creciendo con ellos




Los cambios son difíciles, especialmente para los padres que a veces no saben como manejar el hecho de que
sus bebés están creciendo. Uno lo ve desde el lado de hija y quiere que la comprendan, ya no como una pre adolescente que
tiene que enfrentar cambios junto a ellos, sino como una mujer que quiere empezar a SER por ella misma.





Se los entiende


Tienen miedo de que un extraño la lastime
¿con qué derecho?
¿cómo se atreve? ¿por qué a ella que es tan buena y merece lo mejor? Es comprensible, hace unos años, los mayores problemas pasaban por si la nena se peleaba con una compañera y con un abrazo de mamá se solucionaba todo. En cambio, ahora los conflictos son complejos y muchas veces no tienen solución. Por suerte, hasta hoy, esos abrazos siguen siendo los únicos capaces de alejar cualquier mal, aunque sea por un rato (se tenga la edad que se tenga).




Es hora de dejarlos volar


Ya les enseñaron cómo manejarse, qué hacer en caso de tener algún problema, y les hicieron la promesa de que en cualquier momento que necesiten algo, ellos van a estar para sus hijos. Ahora es su tiempo: tiempo de tomar decisiones propias, de asumir las consecuencias. Tiempo de equivocarse, de adquirir experiencias. Tiempo de seguir madurando, pero esta vez siguiendo una intuición propia.






La base más importante ya está y deben estar orgullosos de los hijos que criaron, y que ahora deberán acompañar. Quizá el mayor temor está en sentir que de pronto ellos no los van a necesitar más: están errados, sus hijos los van a necesitar más que nunca en las nuevas etapas de la vida que transiten.



Seguramente cuando se cambien los roles y las pequeñas se conviertan en madres se les haga igual o más difícil asumir que sus nenes ya crecieron, y entiendan porqué sus padres eran tan tercos con algunas cuestiones. Sí, van a modificar todo lo que no les haya gustado de su crianza, pero también van a sacar lo mejor de ella, porque cuando miren para atrás van a sentir una felicidad inmensa por los papás que les tocaron.

24.12.10

Dejemos huellas

Se acercan las fiestas, el encuentro con la familia, los balances. Se viene la típica tía quejosa que todos critican pero la quieren, más que a ninguna. El abuelo disfrazado de Papá Noel, que se muere de calor, pero la carita de de felicidad de los sobrinos, lo compensa todo. Las líneas de teléfono colapsadas y los mensajes que llegan con dos horas de atraso, como mínimo. El papá, anfitrión perfeccionista, parece un mozo fijándose que todos estén bien . Los perros que se esconden en los rincones para protegerse de los fuegos artificiales. La nostalgia, por los que ya no están, y los buenos augurios para los que están por venir.


Algunos la pasan solos, otros con toda la familia. Algunos le dan importancia, otros prefieren hacer como si fuese un día más. Algunos se escapan de la ciudad y otros eligen quedarse. Algunos la pasan con amigos, otros con sus parientes. Algunos piensan que son solo regalos, otros una celebración religiosa, y otros lo ven como el día perfecto para replantearse el año (en general), y ver qué puede hacer para mejorar el año siguiente.

No importa cómo la vea cada uno, la Navidad es la Navidad, al margen de las creencias y tradiciones, por más que se intente escapar de ella, no se puede. Está en las calles, en las casas, en las familias.

Que sea la excusa perfecta para empezar de nuevo, mirar alrededor, tomar conciencia de que no estamos solos en el mundo y que no todos tenemos las mismas posibilidades. Actuar, pensar(se), cuestionar(se) y, por sobre todas las cosas, hacer lo que cada uno tiene ganas de hacer.

Dejemos huellas en el mundo. Felices Fiestas para todos.

14.12.10

Despedida


Una vez más, vamos llegando al final de un muy buen año. Este es, particularmente en nuestras vidas, bastante especial. Después de tres años, terminamos una etapa que definitivamente nos marcó. No nos referimos solamente a los millones de conocimientos adquiridos, sino a las relaciones humanas que encontramos en ese edificio de Lavalle y Junín y que fuimos forjando a lo largo de los meses.



Cuesta mucho poner en palabras lo que se siente por estos días: además de la felicidad y el orgullo por cerrar de la mejor manera posible, nos invade también la melancolía, la nostalgia de pisar esos pasillos, subir las escaleras y encontrar un grupo de gente que, a pesar de los problemas, siempre espera con una sonrisa.

Hoy hay miedos: a lo nuevo, a empezar a demostrar todo lo que aprendimos y de lo que somos capaces, a desprenderse de aquello a lo que estábamos acostumbradas. Pero también estamos seguras y tranquilas de que estos años no pasaron inadvertidos, que lo nuevo que vendrá también será bueno y que, para nuestra suerte, hay cosas que nunca se van a borrar de nuestra memoria.



Revelarnos en el papel
Es increíble ponerse a leer las carpetas de otros años y descubrir cuánto cambiamos. Frases hechas que hoy detestamos, recursos en común, giros del idioma y saltos típicos de cada una. Si hay algo donde nos vemos reflejadas, es en nuestros textos, sobre todo en los que, aunque pocos allegados puedan notarlo, son autobiográficos.


Sin ir más lejos, en este blog plasmamos situaciones que hoy nos parecen remotas e imposibles. Incluso, lo que nos preocupaba en ese momento, hoy es una anécdota sin importancia, hasta diríamos ridícula. Pero no podemos apartarnos de eso, porque fue parte de nosotras.

Lo que queda
  • Proyectos y sueños, más desarrollados que a principios de 2008.
  • Referentes, tanto del periodismo como de la vida.
  • Experiencias, situaciones que no pensábamos poder resolver, y sin embargo nos probaron a nosotras mismas.
  • Risas y algunos llantos.
  • Extensos días, tardes y noches de trabajos prácticos, mechados con charlitas íntimas.
  • Amistades de las buenas e incondicionales.
  • Y sobre todo, ganas de quedarnos un ratito más.
12.12.10

Arriba el ánimo

¿Estás deprimida? ¿dolida? ¿te sentís incomprendida? ¿necesitás una disculpa? (¿necesitás pedirlas y no sabés cómo?) ¿estás en esos días en que nada te cae bien?

Tomate dos segundos para preguntarte si el tiempo que invertís en eso no podría usarse para sentirte bien. A todas aquellas que se identifiquen con alguna de estas situaciones -perfectamente normales y que todas pasamos de vez en cuando- les dejo esta canción que muchas veces sube el ánimo.






Explotá tu potencial y tus virtudes. Sonreí con frecuencia. Llorá de alegría. No dejes pasar las oportunidades. Sé VOS.
7.12.10

City warming

CALOR. Nada de lo que te ponés, sirve. Ni se te pasa por la cabeza sentarte en el tren o el colectivo, para no levantarte completamente empapada. Estás en la facu y de repente hace frío polar, para cuando salís, bienvenida al horno de nuevo.

¿Con qué vestirte? ¿Cómo sacarte el dolor de cabeza? ¿Cómo lidiar con los transportes públicos? ¿Cómo no resfriarte con los cambios bruscos de temperatura?

Hace calor, gente, y no existe forma celestial de sacarlo de encima. Llevate una botella de agua en la cartera, un desodorante (SIN FALTA) y muchísima, pero MUCHÍSIMA, buena onda que dentro de poco se viene fin de año y, para algunos, empezará el descanso.
6.12.10

Sola

Sentada en un banco gris. Espera, no sabe bien qué.
Ve pasar a una pareja de abuelos, tomados de las manos. Él cuenta una anécdota de sus 16 años. Ella, que seguramente ya la sabe de memoria, se ríe a carcajadas. Se besan y siguen su camino. Al rato, un nene corre entusiasmado. Lleva un ramo de florcitas robadas, que su mamá recibe como el mejor regalo de su vida.
Pero ella sigue en el banco. Triste, piensa en cómo rehacerse. Tenía todo planificado, la ilusión de un camino juntos. Pero se fue. No hay vuelta atrás, no va a volver. Y ella, dos horas después, no sabe qué hacer, más que dejar caer una lágrima viendo cómo se desmorona su mundo ideal.

Lo que no tiene en cuenta es que su vida sigue. Con bajos y altos, pero sigue. Y tiene todo un nuevo camino por recorrer.
5.12.10

Pienso


Nota al lector: No suelo escribir en primera persona, a veces para plantear una distancia entre vos, que estás leyendo, y yo (me incomoda ser la protagonista). Otras, para no delatarme en público. Esta vez no me quedó otra, no quiero -ni puedo- apartarme. Cosas que siento, cosas de las cuales no puedo desprenderme. Sepan disculpar.






A veces pienso demasiado


Pienso en mi abuela que ya no está conmigo, no porque haya muerto, si no porque ella decidió no volver a vernos a mis hermanos y a mí. Pienso en el destino, tan incierto y tan inalcanzable. Pienso en aquellas personas que conocí a en la vida, pero siguieron de largo, no se quedaron.

Pienso en todas las cosas que me gustaría que sucedan, pero sólo con paciencia se llevarán a cabo.

Pienso en la escuela. Cuando todo se vuelve complicado, recuerdo aquellos años en los que la vida parecía un poco más simple.

Pienso en la fugacidad del tiempo, y a veces hasta me angustio.


Por lo general, recuerdo esas cosas en el tren cuando voy a al facu o cuando apoyo la cabeza en la almohada antes de quedarme dormida.



A menudo sueño despierta


De repente me quedo inmóvil, mirando a la nada, a veces imaginando qué tan anciana estará esa mujer que tantas veces extrañé y que hoy lloro en silencio. O qué andarán haciendo en ese preciso momento aquellos con los que alguna vez coincidimos en el camino y ya no me los encuentro más.

Pero para mi suerte, suelo dedicar la mayoría de mis pensamientos, y con mucha más frecuencia, a todos aquellos que hoy están conmigo. Esos amigos que, a pesar de los tropiezos y contratiempos de la vida, todavía te dan abrazos y besos.

Pienso en mis viejos, que tanto trabajaron para darnos a mis hermanos y a mí lo mejor que pudieron. Aquellos que me aceptan tal cual soy y me enseñan a convertir en una persona mejor.

Pienso en mi novio, en la suerte que tuve al encontrarlo entre tanta gente que muchas veces lastima sin darse cuenta. No intenta cambiarme, me acepta, sin peros, sin vueltas.

Pienso en aprovechar el tiempo, en mantener contacto con la gente que realmente vale la pena –y para la cual, valgo la pena- y me manejo con la convicción de que los días no deben pasar en vano.


Y mientras camino por calle Corrientes para volver a mi querido barrio, y la gente me mira como si fuera una loca que sonríe de la nada, pienso en lo afortunada que soy. Por suerte, también pienso en estas cosas.

1.12.10

Brainstorming


Planes

Familia, belleza, esperanza, sueño, ganas, miedos, amor, viajes, arte, amigos, colores, trabajo, escritos, comunicación, incompleto, estudios, deseos, complicación, libros, ciudades, extrañitis, pérdida, ilusión, agradecimiento, comienzo, idas y vueltas, calles, reencuentro, diversión, incertidumbre, sabores, fiesta, fin.
23.11.10

Cambios


El tiempo pasa rápido y es increíble cómo las cosas vienen sin pedirlas. Los cambios son difíciles, situaciones que antes veíamos a lo lejos se acercan y si, asustan.

¿Será bueno? ¿Será malo? ¿Habré idealizado bastante? ¿Habré subestimado un poco?

Sólo hay una forma de saberlo y es vivirlo de una vez por todas, pero con alegría, nunca con pesar. Para ello es mejor dejarlo pasar y que se vaya con el último vagón del tren Sarmiento. Lejos, lejos.
17.11.10

Buenos Aires



Rio de la Plata
Florida, Corrientes, Nueve de Julio
All I want to know

Stand back, Buenos Aires
Because you oughta know whatcha gonna get in me
Just a little touch of
Just a little touch of
Just a little touch of star quality





And if ever I go too far
It's because of the things you are
Beautiful town, I love you




9.11.10

La vida te puede sorprender







Y viene sin excusas, sin problemas, sin vueltas.













No hay que perder la esperanza,pero tampoco quedarse esperando. Hay que dejarse llevar por el aire que respiramos, pero estar firmes para saber cuando parar.


11.9.10

Ropa

Hoy salí de compras con mi mamá y mi hermana, después de bastante tiempo. Y recordé lo tedioso que puede ser (sí, soy de esas que prefieren conseguir todo rápido, barato y cómodo, y volver a casa lo más pronto posible). Entre la gente buscando ofertas, los cochecitos, las vendedoras mala onda y los tamaños mínimos de la ropa, la experiencia puede ser insoportable.

Pero sin duda, hay algo que se lleva todas las puteadas: el probador. Ya sé, cliché, pero yo me hago varias preguntas:
¿Por qué se empeñan en seguir haciendo cubículos tan chiquitos? Más de una vez me he tropezado con mis propias piernas, y creo que no caemos de cola al piso porque simplemente no hay lugar para que eso suceda.
¿Por qué las cortinas no tapan todo lo que deberían cubrir? La verdad es que no me copa que el marido baboso de la señora de al lado ande chusmeando a ver qué pasa en mi celdita.
¿Por qué no hay más ganchitos para colgar cosas? Se sabe que dejar la cartera en el piso da mala suerte, no me divierte que mi ropa quede llena de polvo y tampoco me parece correcto dejar las perchas todas desordenadas.
Y sobre todas las cosas, ¿¿¿por qué %$&#%& a las madres les parece oportuno abrirnos la cortina cuando se les canta???
8.9.10

TEA Girls



No puedo creer que ya estemos por terminar.
No puedo creer que nos dejemos de ver casi todos los días de la semana.
No puedo creer lo mucho que nos conocemos y entendemos.
No puedo creer lo bien que me hacen sentir a todo momento.
No puedo creer lo muchísimo que las quiero, a pesar de conocernos hace tan poquito tiempo.










Claramente, nos vamos a seguir viendo MUY seguido.
Claramente, gracias a TEA por darnos la posibilidad de juntarnos.
Claramente, son las mejores amigas periodistas que pueden tocar =)
Claramente, las amo! GRACIAS POR TODO CHUCHIS!







2.9.10

Y si te diera que















¿Y si te dijera que es tiempo de alejarse de la rutina y de hacer lo primero que te venga a la mente?
¿Que los sueños fueron hechos para hacerse realidad?
¿Y que si uno quiere, no existen las distancias?
¿Y si te dijera que sos capaz de hacer lo que sea?
¿Que las utopías pueden dejar de serlo?
¿Y que cada ser humano tiene un poder asombroso para cambiar el mundo?




















No subestimes nunca tu capacidad de crear, crecer, hacer, decir, pensar. Todos podemos hacerlo.


31.8.10

Novedad de agosto

Pasen también por http://esencia-argentina.blogspot.com/, blog que compartimos con nuestra amiga Nati García!
29.8.10

Year one

Porque me hacés feliz.
Porque estás siempre, sin importar horarios ni situación.
Porque me mimás.
Porque estoy más que enamorada de vos.
Porque me hacés la vida más fácil.
Porque sabés leerme la mente con una mirada.
Porque no sé qué haría sin vos.
Porque me tratás como a una princesita.
Porque sos el más cuida del mundo.
Porque te reís conmigo.
Porque maduramos juntos.
Porque me enseñaste a ser más tolerante.

Por todo eso y muchísimo más, muy feliz año, mi vida!
27.8.10

Home alone

Amo a mi familia. Amo a mis amigos. Amo a mi novio.
Pero de vez en cuando amo, y me pone de muy buen humor, tener una de esas noches para hacer lo que se me cante.

JUST DO IT

Mantener el tiempo ocupado, con cosas que a uno lo llenan de felicidad, es lo mejor que le puede pasar a una persona. La carrera es una de ellas, siempre y cuando se esté estudiando lo que uno verdaderamente quiere. También, las actividades extracurriculares como teatro, canto, yoga, o el deporte que se te ocurra y en el cual descubrís que de tanta energía y pasión que le ponés, sos muy buena. Esas cosas que te despejan y hacen que las horas se pasen volando.


No importa qué, lo que verdaderamente vale es que nunca dejes de hacerlo.

24.8.10

Verdad

La verdad, uno siempre quiere saberla. No importa si es buena o mala, siempre es preferible enfrentar la realidad tal cual es. Pero ¿Qué pasa cuando se la oculta? ¿Cuando por diferentes razones se niega ese privilegio tan deseado? Impotencia, dolor, desilusión. No importa el ámbito de la vida (los medios, las relaciones humanas, el trabajo, etc) siempre queremos y necesitamos de ella.




Imprescindible. Necesaria. Indiscutible.
-Nunca la niegues ni dejes de buscarla-

Fast as you can II

Y lo mejor de todo esto es la enorme satisfacción de ir tachando tareas de la lista.

Fast as you can

Aceleradísima. Así estuve viviendo estos últimos días: trabajos de la facultad, entrevistas varias, regalitos por el primer año con mi novio, estudios de salud, preparativos para un viaje, cobertura al día de las últimas noticias, chequeo compulsivo de mail y redes sociales. Ya describir todo esto me estresa.
Pero -sabemos que siempre hay un pero- debo confesar algo que descubrí en estos casi tres años. Me avergüenza un poco, y también me asusta: puede no ser del todo sano.


El acelere constante, el día súper cargado de actividades, la agenda repleta, estar ocupada la mayor parte del tiempo es mi hábitat. Puteo como loca y espero las vacaciones con ansias pero la verdad, la verdad... Es que desespero cuando no tengo nada que hacer, y me estanco sin saber cómo volver a arrancar. Y, sin ánimos de generalizar, me arriesgaría a decir que no soy la única con este problemita: periodistas, solidaridad entre nosotros y té de tilo para todos!
21.8.10

¿Y ahora qué?

De repente se dio cuenta de que todo estaba demasiado normal en su vida. Hace mucho que no experimenta esa felicidad infernal cada vez que él se le acerca. Esa quemazón que se despliega desde la garganta hasta el estómago y que hace que el mundo parezca maravilloso. No llegan mensajes de texto, tampoco los espera. No hay más encuentros y desencuentros. No hay más (des)ilusiones. Ya no hay más incertidumbre, esa que muchas veces causa el amor.
Cuánto tiempo esperó para esto. Fueron incontables los días en los que deseó no esperar nada de nadie, dejar quererlo y odiarlo al mismo tiempo y terminar con la incrédula idea de que algún día iba a volver a buscarla.
Ya está, su deseo se cumplió y sin embargo no deja de sentirse vacía.
8.8.10

Un día para todos

El día del niño está dedicado precisamente a ellos, a los más chicos.Pero al mismo tiempo, esta fecha se convierte en la ocasión perfecta para que los adultos recuerden que alguna vez también fueron nenes y nenas que pensaban que no había nada mejor en el mundo que jugar a la mancha en el recreo del cole.

Trabajo. Facultad. Rutina. A veces los grandes se concentran tanto en sus vidas llenas de responsabilidades y la idea de ir desprendiéndose de la adolescencia para forjar un camino de independencia y madurez, que no escuchan al niñito interno que llevan dentro. Está, solo hay que tomarse el tiempo de escucharlo.

1.8.10

A veces

... Cuando visualizás el problema, es porque ya lo superaste.

Más que música

No toca ningún instrumento. Desde muy chica odió los talleres de Música en la escuela porque ningún profesor le supo transmitir exactamente de qué se habla cuando se escucha, se arma o se improvisa una melodía. Sin embargo, eso no logró que se diluyera su amor incondicional por los sonidos. Ella como tantos otros no puede vivir sin música ¿Existe alguna persona sobre la Tierra que pueda hacerlo?

La música es libertad, alegría, tristeza, historia, expresión, persona, emoción, sensación, infancia, adolescencia, momento, nostalgia. Es verano, amistad, refugio, reflexión, vida, amor, desamor, compañía, diversidad, ideología, universalidad. Es unión, huella, espejo, revolución, trascendencia, poesía, sentimiento. Es voz, de aquellos que por diferentes circunstancias de la vida no pueden, quieren o temen hacerla salir.

La música es el reflejo de lo que fuimos, somos y, de lo que muchas veces, queremos ser.

31.7.10

Gracias

Hoy hice un brevísimo repaso mental sobre los autores que alguna vez, en determinada etapa de mi vida y por diversos motivos, me llegaron al corazón. Me satisfizo saber que fueron varios y muy diversos, por lo que me gustaría compartirlos -y de paso, no dejar que pronto la memoria me juegue una mala pasada-.

-así como me vienen a la cabeza, sin orden, prioridades, prejuicios, ni preferencias-

Ernesto Sábato. William Shakespeare. Paul Auster. María Inés Falconi. Gabriel García Márquez. Mario Vargas Llosa. Isabel Allende. Joanne K. Rowling. Julio Cortázar. Mark Haddon. Carlos Ruiz Zafón. Simone de Beauvoir. Mario Benedetti. George Orwell. Rosa Montero. Truman Capote. María Elena Walsh. Joan Manuel Gisbert. Jean-Marie Gustave Le Clézio. Ángeles Mastretta. Bernard Schlink. Laura Esquivel. Antoine de Saint-Exupéry.

Y quién sabe de quiénes me estoy olvidando.

Como propuesta, sería interesante hacer un intercambio de listitas para comprobar (e intentar aminorar) lo muchísimo que nos queda a todos por recorrer.
















"Se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida"

19.7.10

Siempre extremos









Fue lo mejor y lo peor. El día y la noche. Blanco y negro. Seguridad e incertidumbre. La tierra y el abismo.

Nunca el punto medio. Nunca el atardecer. Nunca el gris. Nunca la constancia sin caer en la rutina. Nunca la orilla del mar.

Siempre fue el extremo
15.7.10

Diversidad

El mundo es diverso. ¿Por qué? Porque está lleno de personas. Gente que piensa, vive, sueña y actúa de forma diferente. Está en la naturaleza del ser humano por el simple hecho de existir.

La igualdad es relativa. Pero existe algo que todos los habitantes de este planeta tienen en común y los hace idénticos, y es el hecho de ser seres humanos. Por lo tanto, tienen los mismos derechos. Cada uno de ellos tiene un corazón que late, pulmones que respiran, piel que siente, ojos que lloran, bocas que sonríen.


A lo largo de los años se han producido cambios radicales. El 25 de mayo de 1810 con la Revolución de Mayo, el 9 de septiembre de 1947 con la sanción de la Ley del voto Femenino, y también el 3 de julio de 1987 cuando se dictó la Ley de Divorcio, entre otros. Todos fueron controversiales para la época y el contexto en el que se dieron. Esas leyes, que conviven en la vida diaria de la gente, ni siquiera se cuestionan. El sólo hecho de pensar en no tenerlas resulta extraño. Cuesta desestructurar los modelos estándar de vida. ¿Por qué será que siempre ha sido difícil ir más allá?


La historia no es estática, se escribe todos los días. Si no fuera así no existiría el progreso, el cambio, el crecimiento social.


No se trata de ideologías políticas. No se trata de monopolios. No se trata de creencias religiosas. Se trata de derechos que deben estar contemplados por la Constitución Nacional que amparara a los ciudadanos del país. Básicamente, tiene que ver con pensar en el bien colectivo sobre el individual, un ejercicio que debería aplicarse a todos los temas que hoy quedan por resolver.


En este momento se está debatiendo en el Senado de la Nación el Proyecto de Ley de Matrimonio entre personas del mismo sexo.



Disculpen que me meta:

Soy Victoria. Una chica heterosexual. Tengo varias amigas y todas son heterosexuales como yo, pero eso no nos hace iguales. A mí me gustan los chicos desarreglados, que tengan mucho pelo y que no sean el estilo Ken de Mattel. Mi mayor complejo es el tamaño de mis pies que no deberían ser tan chicos en proporción con mi cuerpo. Soy de llorar bastante, incluso con las películas de Disney. Si bien me gusta ir a bailar, no voy seguido, a veces prefiero quedarme en casa mirando una película.


Mis amigas son mujeres, como yo. Sin embargo, suelen fijarse en otro tipo de chicos, se arreglan diferente, se visten de otra manera. Tienen otros complejos que no se parecen al mío. Algunas te cuentan todo, otras prefieren guardar sus sentimientos. Tengo amigas a las que les encanta mirar películas de terror, otras que prefieren las comedias. Unas escuchan a Lady Gaga y otras a Joaquín Sabina. Algunas son inquietas y otras creen que no hay mejor cosa en este mundo que dormir la siesta. Tengo amigas con rulos, otras con pelo lacio. Unas que salen todos los fines de semana y otras que me acompañan en el sentimiento.


Somos lo que somos. Amigas. Mujeres. Seres humanos.


En síntesis, somos iguales.

10.7.10

El anillo

Un anillo. Simple. Con un pajarito tallado por un artesano de la feria de la localidad de Ituzaingó. Era un regalo de su mamá, que con alegría le había comprado a su hija, pero no valía nada más que 12 pesos. Ni siquiera era de plata.
La acompañó varios años hasta que un verano, el pequeño pichoncito, se fue a pasear por Brasil sin su dueña. Era la primera vez que estaban separados y, sin embargo, esos 14 días de distancia fueron los más especiales en la vida de la joven. Es que se había ido con una persona bastante especial para ella.
El anillo fue devuelto y con ello varios sueños se partieron en dos. A partir de ese momento ella no se lo volvió a sacar. Hasta hoy.
Quizá sentía que al llevarlo puesto, el lazo que compartía con aquel chico no se iba a cortar. Sin embargo, era una excusa para no ver la realidad. Esa conexión se había desintegrado hace rato y no había marcha atrás.

Esta vez se anima a mirar su mano vacía, la siente extraña, pero sabe que lo necesita.


7.7.10

Un gesto vale más que mil palabras

Una vez más, Laura esperaba a la combi para volver a su casa. La misma hora. La misma esquina. La misma señora maleducada que solía llevarse por delante a todos los pasajeros para subir primera.

Laura siempre llegaba temprano y era testigo de los atropellos de la mujer malhumorada hacia los demás. Pero no decía nada. Se limitaba a dejarla pasar, ya se había acostumbrado.

A penas la vio asomar su cabeza detrás de un puesto de diarios, comenzó a pensar: “Otra vez aguantar lo mismo, la tipa de rulitos que trata mal a todo el mundo”. Pero para su sorpresa, aquel día la señora la miró, le tocó la espalda y le dijo: “Entrá vos primero, siempre me dejás a mí”.


6.7.10

:)

Estar en unas de esas rachas en la que te conforma casi todo lo que escribís... Eso es lo que sí da.
30.6.10

Desconcentración

Hay tantas cosas más divertidas que estudiar...

Cómo el sol refleja en el caño de la silla negra del living.
El pajarito que se desespera, porque las rejas del balcón no lo dejan pasar a picotear las plantas.
La sed que tengo! Vamos a inspeccionar la heladera.
Chequear compulsivamente mis mails.
Opa! El otoño pegó fuerte, mirá los árboles qué peladitos.
Qué embole dos días sin partidos del mundial! Vuelvan, chicos, los extraño!
Abrir mi celular y cerrarlo después de varios segundos de observarlo minuciosamente.

Bueno, suficiente. Mañana rindo, chau.

(Sí, lo sé, el post más desprolijo y aburrido de tu vida)
26.6.10

Te liberarás

Busca libertad ¿de qué?, ¿de quién? Si no tiene deudas con nadie. No existen en su prontuario cargos ni culpas. ¿Por qué se siente prisionero? Tal vez, por el recuerdo de un viejo amor que ha terminado hace tiempo. Quizá, tiene temor a estar solo. O, en una de esas, lo acosa la incertidumbre de no saber qué sucederá mañana.
Se encuentra preso del pensamiento. Del suyo. Del de nadie más. Siempre se lamenta por el pasado o por el futuro. ¿Por qué? Si a lo único a lo que está atado es al presente.


Liberate

Go Argentina

Lo que faltaba. Otra loca hablando del Mundial. Pero yo no vengo a criticar a los boludos que se quedan horas mirando partidos de países recónditos que ni conocen. Ni a hablar de cómo los hombres se olvidan de sus chicas durante un mes entero. Ni a indignarme por cómo se relevan otros temas más vitales en los noticieros de todos los canales.
No. Porque a mí el Mundial me gusta. Y mucho.
Sí, soy mujer.
Sí, me copo cada cuatro años (en cuanto a esto, mucha opción no me queda: soy del recién descendido Chaca).
Sí, no entiendo nada de fútbol.
Sí, hablo durante medio partido.
Pero es así, lo disfruto: me divierte preguntar lo que sea, hacerme la que opino, saber los resultados, llenar mi fixture, aprender el waka waka y olvidarme de mis estudios por un rato sólo por ver algún juego que me interese. Además, rescato la alegría que se ve en la calle y la esperanza de la gente. No hablo sólo de los argentinos: la televisión nos muestra cómo todos los países viven el torneo como un evento festivo, pero determinante para sus estados de ánimo (si no, miremos el caso francés, representando la peor cara de la derrota; o el triunfo de Eslovaquia, eliminando al campeón Italia).
Seré careta, pero a mí el Mundial me cabe.




24.6.10

¿Por qué una mujer está sola?

Una pregunta que parece no tener respuesta y se convierte en el tema central de cualquier reunión de chicas. Un enigma que no es fácil descifrar y que pocas se puede llegar a comprender, a internalizar, a interpretar. ¿Por qué una mujer está sola? Es muy relativo y da lugar a una infinidad de respuestas que dependerán de la situación, estilo de vida y forma de ser de cada persona.
Algunas lo quieren así, otras lo aceptan, otras se resignan. Sienten que es difícil encontrar al chico que realmente están esperando y admiten que muchas veces ese estado de soledad es porque ellas realmente lo desean así. Que, en definitiva, están solas porque quieren.

Siempre hay alguna persona que se interesa por otra. El problema está, en que muchas veces, esa atracción no es recíproca.

Caso particular:
A.C siempre se quejaba porque cada vez que decidía entablar una relación con alguien, descubría que no era el indicado. Tuvo varios intentos fallidos: El primer chico la engañaba; el segundo se dio cuenta, un poco tarde, de que no estaba preparado para afrontar la vida en pareja; el siguiente la dejó por su ex; y el último, solamente la quería para “pasar el rato”. Una tarde se puso a pensar en cada uno de ellos y se dio cuenta que de alguna u otra manera, siempre elegía el mismo tipo de hombres.

No se puede decir que el ser humano busca el sufrimiento, nadie quiere estar solo. Pero en algunos casos, inconcientemente, se tiende a seguir una misma línea y es necesario romperla. Quizá, y aunque parezca algo trillado, aquella persona soñada, buscada y deseada está más cerca de lo que se puede imaginar. Por otro lado, no está mal esperar al hombre adecuado, en soledad. Si cada mujer se enganchara con el primero que se interesase por ella, seguramente tendría un largo historial de relaciones. El secreto está en ser atenta, paciente y el día en que se sientan ganas de estar con alguien, no sea por el simple hecho de estar de novio; sino por querer compartir momentos sólo y nada más que con él.
22.6.10

Hoy

Decidir que la etapa se cumplió, que no hay vuelta que darle y que estás satisfecha con lo logrado.
Saber decir basta a tiempo. Elegir lo que creés mejor para tu vida. Poder tomarte el tiempo necesario para digerirlo. Estar sumamente agradecida a quienes te apoyaron incondicionalmente, sin importar el camino que tomases. No sentir culpas.

A veces, y sólo a veces, lo mejor es cortar por lo sano.
21.6.10

Renovados

Bienvenido, bienvenido invierno!




Y con él, un cambio de look.
11.6.10

Pausa

Hace frío. Pequeñas ráfagas de viento pegan en la cara y ya no basta con acomodarse la bufanda o abrazarse a uno mismo en medio de la parada del colectivo, para volver a casa. Así está Buenos Aires, como cualquier jueves a las 19. La Avenida Corrientes plagada de autos de un lado al otro. Veredas repletas de transeúntes con trajes formales y zapatos, y estudiantes con libros y mochilas. Gente que, en definitiva, está de paso esperando llegar a su hogar para que los resguarde del desafortunado clima.

En el medio de la vorágine del centro, se encuentra un señor con gorrito de lana. Está sentado al lado de una librería, pidiendo monedas pero a él no le alcanza con hacerse un bollito para palear las bajas temperaturas. Ni tampoco lo espera una cama calentita al final del día. ¿A alguien le importa cuál es su historia? Parece que a nadie. Los peatones caminan y miran hacia adelante, como si no existieran las personas que tienen al lado. Ya no importa si se trata de una que duerme en la calle, o de algún famoso, de esos que suelen encontrarse por la famosa avenida de los teatros. ¿Y si cada uno se propone escapar de la rutina, aunque sea por cinco minutos, dejar de lado la individualidad que muchas veces caracteriza a los seres humanos y contemplar el lugar que lo rodea?

31.5.10

Twenty

20 señales de estar entrando a la segunda década:
  • Cuando pensás en 1997, 98, lo considerás la mejor época del mundo (sobre todo porque en esos años daban las mejores temporadas de tus series favoritas: Cebollitas, Chiquititas, Verano, etc.)
  • Los yummis son algo lejano, pero todavía sentís el gustito cuando pensás en ellos.
  • Sabés perfectamente qué es una Pokébola, pero no podés entender qué es Ben10.
  • Si alguien nos hizo bailar a todos, desde bien chiquitos, esa es Xuxa.
  • Te acordás del helado en forma de autito, blanco y rosa.
  • Llenar el álbum de figuritas era EL logro de tu vida (y sí, siempre venían todas repetidas).
  • Reina Reech te parece un símbolo de tu infancia, no una mina que oficia de jurado en un programa de baile.
  • Intercambiar tazos con tus compañeros del cole era la mejor forma de pasar los recreos.
  • Nunca sos lo suficientemente grande para dejar de amar a Arnold.
  • Odiabas cuando alguno de los varones sacaba su moco que venía con las papas fritas para molestar a las chicas.
  • Tinenti, payana, nunca supiste hacerlo del todo bien. Y ni hablemos del diabolo bronco.
  • ¿Quién no quiso jugar con Hugo?
  • No podés entender qué le pasó en la cara a Romina Yan. Si hace unos años estaba divina, cantando Corazón con agujeritos.
  • Las mallas enteras eran LA posta, no sabés cómo después del 2000 desaparecieron.
  • Tu primer contacto con la vida cibernética fue un hotmail con un user de 20 letras y 38 números y un ICQ con nicks que ahora serían totalmente vergonzosos.
  • La mejor manera de pasar un sábado era viendo maratones de El fantasma escritor, Cuentos de la Cripta o Le temes a la oscuridad.
  • Aunque sea patético decirlo, TODOS vimos algún programa de Caramelito.
  • Qué geniales eran los vale otro en los Torpedo.
  • Los juegos en la computadora del Autobús Mágico te entretenían por horas.
  • Odiabas levantarte temprano para ir al colegio. Pero hoy, no demasiados años después, te das cuenta de lo genial que era que esa sea una de tus únicas preocupaciones.
22.5.10

Amigas

A veces, lo mejor que te puede pasar es volver a tener una de esas charlas eternas y sin mucho sentido con dos de tus mejores amigas en el mundo. Ellas entienden todo, no necesitás excusarte demasiado para decir algo incómodo y, sobre todo, se ríen y lloran con vos en cualquier situación.


Flor, La, las extrañaba! Las quiero tanto!
17.5.10

Cuestión de tiempo


Pasado: Ya sucedió. Te hace madurar y aprender de los errores. Sirve para tenerlo siempre presente, y recordarnos (por más doloroso que haya sido), que el tiempo no transcurre en vano y que siempre se puede cambiar.

Futuro: Te da ansias. Te pone a pensar en todas las cosas que podrían suceder, aquellas con las que soñás y a las cuales querés llegar. Pero también aterra. Da miedo sentir que la vida puede cambiar, sin embargo, sabés que es inevitable y que es parte de crecer.


Presente: el único tiempo que manejás. Relajate, saltá, gritá, decí lo que sentís, seguí tu intuición, deja que te quieran (y permitite querer), date tiempo para pensar, nunca dejes de hacer lo que te gusta, pero por sobre todas las cosas: VIVÍ.
11.5.10

Positiva




Life is not about waiting for the storm to pass, it is about learning how to dance in the rain.


8.5.10

El boliche engaña


¿A quién no le pasó? Despertar al día siguiente y maldecir la hora en que decidiste tomar unas copas de más. Te van a pasar dos cosas: tus amigas se van a encargar de inmortalizar aquella situación para toda la vida; y además, vas a rogar no haberle pasado tu teléfono o tu e-mail.

-Imagen de Maitena-
7.5.10

Heridas

El dolor puede ser físico. Después de una violenta pelea, una caída sin demasiada suerte, o una operación de varios puntos, los calmantes pueden no ser suficientes para paliar o suavizar las molestias. Pero de eso sabemos que siempre, tarde o temprano, se va a salir.
¿Cómo es la cosa cuando las heridas pasan por otro lado? Este lugar que decimos no es físico, no lo encontrás, no le podés poner una curita, una cremita de esas mágicas, ni tomar una pastilla que te alivie un poco. No. Cuando un chico te rompe el corazón, algún amigo desaparece súbitamente de tu vida, sin dejar rastro ni explicación o una fuerte pelea con alguien muy querido hace que esa relación desaparezca, en esos y millones de casos sentimentales más, la herida es más profunda. Llega más adentro, te importa más. Y ahí no hay demasiada solución a corto plazo, más que rodearte de quienes querés y tratar de sacar en limpio todo lo positivo que hay en tu vida. Ya sea relaciones, familia, una linda carrera, todo sirve a la hora de intentar cerrar heridas del corazón.
4.5.10

Él se lo buscó

¿Cómo se identifica a un “poco hombre”? Seguramente alguna vez te habrás cruzado con alguno. La vida tiene la maldita manía de ponerlos en el camino de vez en cuando. Se hacen los lindos. Creen que se las saben todas. Hacen y deshacen a su manera. Piensan que las personas son juguetes. Y, por sobre todas las cosas, desconocen el significado del verbo “querer”. Probablemente porque no se quieran ni a ellos mismos.

Decepcionan, a tal punto que te dan ganas de llorar. Pero no porque sientas algo por ellos. No. Simplemente porque te hacen sentir que no sos nada. Que les da y siempre les diste igual. Yque tienen el poder o la facultad para denigrarte ante cualquiera.

Qué sola debe estar esa persona. Y si todavía no se dio cuenta, seguramente lo descubrirá en un tiempo. Cuando no tenga en quien refugiarse cuando tenga algún problema. Cuando necesite un abrazo verdadero. O cuando necesite que le digan “Te quiero”. No va haber nadie, ese desprecio se va a volver en contra. Ni se te ocurra sentir pena ni remordimientos, porque ese destino fue elegido íntegramente por él. Vos hacé tu vida, de seguro te merecés algo mejor.

22.4.10

Ya no es lo mismo

A veces los amigos cambian. No se sabe cómo, cuándo o por qué dieron un giro de 180 grados y simplemente dejan de ser aquellas personas que solíamos conocer.
¿Nueva pareja? ¿Nuevo grupo en la facultad? ¿Nuevos hábitos que no tienen nada que ver con él?
Desconcierta. Duele. Y abre una incógnita que no te deja dormir: ¿volverán a estar como siempre?
6.4.10

Los ególatras (II)

Se ríen de la gente. Siempre están esperando que algo le salga mal al resto de la humanidad para poder mostrar que a ellos les va mejor. Te pasan por al lado con la cabeza en alto y ni siquiera se dignan a mirarte a los ojos. Sí, los pisa cabezas.
Siempre hay alguno con características similares en cada etapa de la vida. En la escuela primaria: aquella nena que te refriega sus juguetes nuevos. En la secundaria: tanto al que le va mejor en la clase de gimnasia, como al intelectual que, ni por casualidad, te pasa una respuesta en una prueba. En la facultad: el competitivo que se cree más profesional que vos, y se olvidó de la humildad y la inocencia con la que había entrado el primer día de clase. En el trabajo: el que se cree el más apto para el puesto de trabajo y no recuerda que alguna vez tuvo que empezar desde abajo, y que necesitó una mano para salir adelante.
Están y convivimos con ellos permanentemente, pero por suerte se pueden hacer cosas para no llevarles el apunte. Como por ejemplo, disfrutar de aquello que nos hace realmente felices, como valorar a los amigos de oro que nos acompañan en todos los momentos de la vida, y que van en la misma dirección que nosotros: cumplir los sueños de cada uno, siendo capaces de conservar a la gente que nos quiere de verdad. Sin ellos, ningún mérito, premio, cantidades infinitas de dinero, o altísimos puestos de trabajo, tienen sentido.
5.4.10

Ya está

Casi no tenés noticias de su existencia. Eso ya no te preocupa (o por lo menos, no tanto). Estabas tan enganchada con tus cosas que de repente un día caíste en la cuenta de que te lo estabas olvidando.
Es ahí cuando querés volver a saber algo, aunque sea un detalle de su vida. Pero esta vez, sólo por curiosidad. Ya no sentís ese deseo irrefrenable de volverlo a ver para que aparezca con un caballo blanco frente a la puerta de tu casa y el cuento de hadas termine feliz.
Entonces, cuando volvés a asomarte en su vida, descubrís que está bien, de hecho, demasiado bien. Te enterás que está con alguien, que está bajando de aquella luna de Valencia en la que estaba inmerso y que lo había alejado de vos.
Se está poniendo serio, eso que tanto querías que suceda cuando lo conociste, pero que no se pudo lograr.
Sí, descubrís que él está bien… pero al mismo tiempo te das cuenta de que vos también. Vos también porque notás que ya no te duele escuchar que está con otra. Ya no gritás a los cuatro vientos el típico “ya me lo olvidé”, cuando por adentro sabés que es una increíble mentira. Cuando ya no necesitás decirlo es porque definitivamente ya está.
29.3.10

shit happens

Saber que algo es inevitable, duele. Esa sensación de impotencia no se compara con cualquier otra decepción. Es mucho más díficil aceptar lo que no tiene ningún tipo de solución.
Sea lo que sea, referido a familiares, amigos o parejas, hay veces que sentimos que nada ni nadie puede ayudarnos. Por más de las 200 vueltas y posibilidades que pasan cada seis segundos en nuestra mente, no hay demasiadas salidas.
26.3.10

No te acostumbrarás

Ya ni sabe a quién extraña. Ya no sabe si quiere extrañar. Está confundida y esa confusión crece de forma inevitable día a día. A veces siente que lo quiere, por el simple hecho de no tenerlo. Y termina llegando a la conclusión de que en realidad eso que siente no es querer, sino, costumbre. Es que se siente vacía si no piensa en él. Hace tiempo que no pasaba por esa sensación de no estar atraída por nadie. De no estar a la espera de un mensaje de texto. O de no conectarse en el Messenger con la esperanza de que, en una de esas, él le hable.
Constantemente se pregunta: “¿Y ahora qué hago?”. Después de una ruptura algunas personas, inconscientemente, optan por aferrarse al primero que se les aparece en el camino. Otras, por intentar remontar la situación con aquella ex pareja. En la mayoría de los casos (no en todos), ambas direcciones están predestinadas para el fracaso. Lo mejor es mantener la mente ocupada, sentir que ese vacío puede llenarse con cosas nuevas. No se trata de parejas ni de relaciones, sino de empezar a pensar en uno. Hacer algún deporte, continuar con aquel hobbie que habías dejado olvidado o empezar con esas actividades que siempre dijiste que te gustaría hacer, pero que por diferentes situaciones de la vida, no te pudiste hacer el tiempo.
18.3.10

(In)comunicados

Este mes Internet cumplió 20 años. Tim Berners-Lee, de nacionalidad inglesa, tuvo la genial y revolucionaria idea de inventar la red de redes, en 1989. Y a partir de ese momento, la humanidad no tardó en explotar la World Wide Web (WWW): 1.700 millones de navegadores virtuales disfrutan de los beneficios de estar conectados con el mundo, a cualquier hora y en cualquier lugar. Celebran este sistema, que se encargó de modificar el estilo de vida de la humanidad.
Sin embargo, aunque Internet trae muchísimos beneficios, también se reniega de él; en especial por cambiar de forma radical la manera en que las personas generan vínculos y lazos.
A veces da la impresión de que, paradójicamente, con la revolución tecnológica todos nos terminamos alejando más.
Con el correr del tiempo va costando decir las cosas en persona. Escribir por el Messenger da lugar a que se mal interpreten los mensajes y nunca se sabe el tono en que se envían, o se reciben, las palabras. Estas cosas se sienten mucho más cuando necesitás hablar asuntos importantes y la otra persona se limita a empezar y terminar discusiones por el medio virtual.
No es lo mismo, no. Por la pantalla no se ve la expresión con la que te habla el otro. Si te lo dice con alegría, con pesar, con inquietud, con frialdad, y demás.
No se puede dudar de que Internet ha reducido tiempos y distancias. Ha facilitado las comunicaciones, la búsqueda material, la difusión y acceso inmediato a la información. Pero es importante tener presente ese dicho que muchas veces te dijeron tu mamá o tu abuela: “Cuando yo tenía tu edad llamábamos por teléfono o nos veíamos en persona, así arreglábamos las cosas”. Y, definitivamente, en muchas situaciones de la vida, ése es un método mucho más eficaz.
16.3.10

Catástrofe

Sismos o terremotos en Haití, Chile, Perú y el norte de nuestro país. Inundaciones, sequías e incendios forestales en cualquier parte del mundo. Una investigación de Oxfam* prevé que, en el año 2015, 325 millones de personas en el mundo se verán afectadas por las consecuencias del calentamiento global. Este monto representa un aumento del 40 por ciento en relación con los perjudicados de la actualidad.
Detrás de todos los números (demasiado fríos para un tema tan delicado), hay varias reflexiones por analizar. ¿Qué es lo que está pasando? ¿Será cierto lo del fin del mundo en pocos años? ¿Cómo se evita todo esto? Claro que nadie tiene las respuestas, pero hay algo que sí es interesante contestar (o por lo menos pensar): ¿qué harían si supiesen que sólo nos quedan pocos días de vida? ¿Adónde irían, qué dirían y por qué actuarían de esa forma?


*Organización no gubernamental, que se encarga de realizar campañas en busca de erradicar la pobreza y la injusticia. Más info en: http://www.oxfam.org/es.
11.3.10

Musicalmente amados

Serrat acaba de salir de una operación de tumor pulmonar. En un caso parecido se encuentra Cacho Castaña, quien fue internado por algunas horas en un instituto cardiovascular, sin explicar demasiado las razones. A principios de año murió, después de una extensa lucha contra las consecuencias del tabaco, uno de los hitos argentinos: Sandro. Hace más de diez años un ataque al corazón acabó matando a "La voz", Frank Sinatra*.
Si hay algo que nos afecta a las mujeres de todas las generaciones es la muerte o el camino hacia ella de un ídolo musical. Vaya una a saber por qué -debe haber un interesante fenómeno sociológico detrás- algunas nos aferramos a gente que ni siquiera conocemos, con un amor incondicional que sólo se puede comparar con el que se le dedica a un miembro de la familia. Muchos pueden considerarlo estúpido o inmaduro, pero la realidad es que para todas esas mujeres, estas sensaciones van muchísimo más allá del entendimiento.


*Aunque cueste horrores elegir:
Y aclaramos: si hubiésemos sido contemporáneas de él, habríamos viajado a LA sólo para asistir a su funeral.

Así es la vida

“Lo que no te mata, te fortalece”, una frase trillada, utilizada por las madres y sobre todo por las abuelas. Prohibida en las redacciones, por ser nada más ni nada menos que un lugar común. Un conjunto de palabras que ha pasado de boca en boca a través del tiempo y que a pesar de ser poco original, nunca ha dejado de ser preciso, claro y muy inteligente.
Seguro alguna vez, en que te ha pasado algo desafortunado, te preguntaste “¿Por qué a mí?” (por lo general en esos pocos, o a veces muchos, minutos que tardás en conciliar el sueño). Pero tené algo en cuenta, y es que tarde o temprano vas a encontrar ese porqué que tanto buscabas. Esos sucesos que considerabas malos, te habrán servido de puente para que te pase algo muchísimo mejor.
Hay que quedarse y enfrentar la realidad, pensar que mañana será otro día, en el que hay que continuar con la mejor cara. No queda otra.
8.3.10

Etapas

Valentina tiene siete años. Está contenta porque mañana comienza primer grado. Se pone impaciente por encontrarse con sus amigas y no olvida en su mochila la soga y el elástico para jugar en el recreo. Su mamá le recomendó que no se despeine demasiado y que cuide mucho su uniforme nuevo, pero ella se preocupa más por conocer a su maestra. Su pico de emoción llegará en cuanto pise su nueva aula, y vuelva a respirar ese olor a lápices y cuadernos. Nada la perturba. Nada, excepto la idea de tener que aprender a escribir en letra cursiva.


Juliana está preocupada porque su novio no la llamó en las últimas dos horas. Además, sus notas de matemática no le alcanzan para aprobar. Se cuestiona con una mezcla de ansiedad y temor
qué carrera puede seguir y cómo se enfrentará a todos esos cambios. Sus sueños a veces se ven opacados por las insatisfacciones que le generan sus complejos e inseguridades de la típica adolescente, sin embargo sigue su camino con la conciencia de que atraviesa una de las mejores etapas de la vida.


Claudia se hartó de su puesto. 25 años como secretaria de gerente no es lo que esperaba para su vida. De cualquier forma, sus hijos la mantienen feliz y ocupada. Quiere cambios radicales, algo nuevo que rompa con la rutina de todos los días. Sus hijos ya son adolescentes, ya no tiene que estar detrás de ellos cuidando que no se golpeen o ayudándolos con las tareas del colegio. Ya están grandes. Ahora parece tener más tiempo libre para ocuparse de ella misma. Era hora.


A LAS MUJERES EN SU DÍA!
(Con este post inauguramos la sección de compartidos, en los que escribimos las dos juntas)
7.3.10

Lección de la naturaleza

Calle de los suspiros - Colonia del Sacramento
Uruguay

Me da la sensación de que esa planta lucha por crecer entre las dos construcciones. Y por ahí eso es lo que muchos tenemos que aprender para manejarnos por la vida: que a pesar de las trabas y dificultades, es posible desarrollarse bien, feliz y muy muy verde.

5.3.10

Diferentes formas de decirte: “Quiero cortar”:


· “Yo te quiero… pero de una forma diferente”.

· “No quiero que nos pongamos de novios porque te voy a lastimar”.

· “Esto lo hago por los dos… para que estemos mejor”.

· “En este momento no estoy preparado/a para una relación, pero si lo estuviera te elegiría a vos”.

· “Dentro de (tiempo X) te voy a ir a buscar y te juro que me caso con vos”.

· “Sos una chica/o bien pero no para ponernos de novios”.

· “Quiero que nos tomemos un tiempo para después empezar de cero. Vas a ver que vamos a estar mejor”.

· “Lo mejor es que seamos amigos, no quiero que se corte la relación con vos”.

· “Vos no tenés nada de malo, el problema soy yo”.

· “No voy a poder darte lo que vos estás esperando”.

· “Vengo de una relación larga y no estoy preparado para meterme en otra”.

22.2.10

Diluvia

Qué linda tarde para pensar, pensar y pensar. Momento más que propicio para maquinar sobre todo aquello con lo que no solés especular en medio de la vorágine semanal. Sí, a veces las tardes lluviosas son perfectas para volverte loca.

La televisión no ayuda, tan sólo muestra a una Buenos Aires transformada en Venecia. Hacés zapping y no encontrás ni una sola película decente, y es ahí donde te preguntás para qué existe el cable. La humedad te incomoda y no hay habitación de la casa que te sea agradable para leer un libro. Tan sólo se encuentran tu mente y vos, como pocas veces se pueden conectar, mientras ambas se dejan hipnotizar por el paisaje detrás de la ventana.

Llueve y no se puede detener. Aunque desearas que salga el sol, que siempre te pone de buen humor, parece que la llovizna nunca va a parar. Pero va a cesar. Tal vez mañana, o pasado, veremos qué dirá el pronóstico extendido. Sin embargo, los días grises suelen ser muy provechosos si consideramos que es en esa clase de momentos en los que salen las reflexiones más profundas. Poné a calentar el agua, prendé el equipo de música, agarrá un cuadernito con una lapicera y sacá todo lo que tengas adentro.

18.2.10

No te hagas drama

Tu novio te dejó. No podés tener aquella remera soñada que parece haber sido confeccionada exactamente para vos. Te quedaste sin plata y no vas a poder salir este fin de semana. Discutís con tu vieja porque te acomodó la pieza y ahora no encontrás absolutamente nada. Escuchás que varios de tus amigos se quejan por tus acotados horarios y te piden que les haga un tiempo, cuando por el momento y con toda la sinceridad del mundo, no podés. Vivís pensando en el futuro y te ponés ansiosa por todas las cosas que quisieras que sucedan pero no se llevan a cabo. Te enojás con tu hermano porque no suelta la computadora y justo en ese instante tenés que chequear un mail importante. Te angustiás con facilidad y hay veces que no aguantás a nadie.
¿Son razones lo suficientemente caóticas para que te hagas problema? No, no lo son. Motivos para pasarla mal serían, por ejemplo, perder un amigo. Enterarte que hay posibilidades de que un familiar tuyo contraiga cáncer. No tener un techo dónde vivir. Quedarte sin trabajo. O darte cuenta que tu viejo no anda bien de salud y que no sepas con exactitud qué es lo que tiene.
Con tantos problemas en el mundo, la gente sigue preocupándose por (y disculpen la palabra) boludeces. Hay que salir de la superficialidad en la que, muchas veces, estamos inmersos y empezar a disfrutar de la simpleza de la vida.
Unos buenos mates con tus amigas de siempre, ir a manejar con tu papá, charlar con tu vieja mientras hace la comida, quedarte hasta altas horas de la noche hablando con tu hermana sobre cualquier cosa, o decir “Te quiero” más seguido. En resumen, vivir cada día como si fuera el último.