- Jorge Luis Borges -


"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única"

CLICKEÁ

Seguidores

4.6.11

Basta de espejos en los probadores de ropa

No hay nada más aterrador que los espejos de los locales de ropa. Nuevamente opto por hablar en primera persona hacia quienes exploren este blog.

"Son las luces", me dijo mi mamá para tranquilizarme, mientras yo entraba en un ataque de shock al ver cómo la celulitis invadía mis piernas. En el probador de al lado estaba mi hermana, quien transitaba la misma situación que yo. "Basta, hay que empezar spinning", gritó. Me deprimió.

Ese día llegué a casa con el autoestima por el piso, me volví a mirar al espejo y la imagen no era idéntica a la que había experimentado mi retina en el shopping. Prefiero creerle a mi espejo.
6.5.11

"Puta que vale la pena estar vivo"

Repetilo en tu cabeza
21.4.11

La sensación más bella

Amar: verbo, acción, sentimiento. Significa tantas cosas y se vuelve tan relativo frente a las diferentes miradas por los que pasa, se impregna, se vuelve parte de ellos mismos.

Es una locura, pensar que de repente tu mente, tu alma y tu corazón sólo se dirigen a una persona. A nadie más. Hay nudos en la panza, en la garganta, en la cabeza. Una corriente que va de afuera hacia adentro y que, siendo inevitable, te hace sentir feliz. Increíble, casi inexplicable, y tan hermoso a la vez.

Aunque muchas veces la musa inspiradora de escritores es el dolor, el impulso de la guerra la insatisfacción de nunca llegar al poder absoluto, y el objetivo de la codicia la idea irrefrenable de querer más y más; aunque en muchos ámbitos de la vida las cosas no tan positivas tienen una voz a todo volumen (e indefectiblemente las personas se envuelven en ellas), lo bueno está ahí, sólo que habla bajito.

Soltá a tu conciencia, dejate llevar por tu instinto, decí "Te amo" cuando tengas ganas sin importar la respuesta del otro, cuidá a ese chico que te quiere, disfrutá de ese hormigueo corporal y de esa sonrisa estúpida que te sale cuando lo ves sin darte cuenta.

19.4.11

Río

Muchas veces tratando de ser otra para no incomodar. Cuidando de no sacar afuera los sentimientos más profundos, de los cuales muchas veces se avergüenza. Simplemente no están bien.

Es insegura, tanto que muchas veces la situación se vuelve agua y se escurre entre los dedos. Quisiera evitar los "peros" y "por qués", que aparecen en cada paso que da, en cada decisión que toma, en cada determinación.

No distingue las historias, creadas en su mente, de la realidad. Se deja llevar por ellas como un río, que, al principio tiene una corriente lenta, y se alimenta poco a poco hasta llegar al borde, al comienzo de una cascada que va directo al vacío. La velocidad aumenta. Es una sensación que no permite pensar: ¿cerrar los ojos? ¿dejarse guiar por el morbo y mirar? La fuerza llega a su punto máximo y ella ya no se preocupa, simplemente se entrega.

Ahí es cuando, de repente, una sensación de frescura y alivio se impregna en sus venas, órganos, huesos. Es agua, el final de la catarata. Está de nuevo en el comienzo, aunque algo cambiada. Es el momento en que culmina su desgracia.

Aparece sola, frente a una computadora escribiendo un texto que quién sabe quién lo leerá.



10.4.11

Yo te pregunto

¿Qué se hace con tanto amor?
2.4.11

No estás en Disney

Pierde cosas, objetos sin valor, ropa en el fondo del placard. Posesiones sin sentido, muertas, frías. A veces tan icebergs como la propia conciencia.

Nada, no pasa nada cuando lo material ya no está. Se reemplaza por algo similar o, por algo mejor todavía. Su ausencia no va a parar el mundo. Sólo hay algo que sí puede hacerlo: un amigo. La pérdida de ese casi hermano con el que de repente no hay más contacto.

No más consejos. No más meriendas. No más helados a las 12.00 para sacarle una sonrisa. No más "Locura". No más té. No más Calamaro. No más abrazos. No más palabras, esas que sólo calmaba él. No más chistes que la enojaban. No más veranos. Ya no.

¿Esto se lo buscaron? Ninguno imaginó, alguna vez, la distancia. Quién diría que ese banco escolar, color marrón clarito, iba a juntarlos en una clase de inglés. Quién diría que los términos "Mejores amigos" se iban a desvanecer unos cuantos años después. Quién diría que los "THE END" con fuegos artificiales y un castillo enorme detrás, eran inventos que muchos necesitan creer.

No está en Disney, sino en el mundo real.