- Jorge Luis Borges -


"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única"

CLICKEÁ

Seguidores

14.12.10

Despedida


Una vez más, vamos llegando al final de un muy buen año. Este es, particularmente en nuestras vidas, bastante especial. Después de tres años, terminamos una etapa que definitivamente nos marcó. No nos referimos solamente a los millones de conocimientos adquiridos, sino a las relaciones humanas que encontramos en ese edificio de Lavalle y Junín y que fuimos forjando a lo largo de los meses.



Cuesta mucho poner en palabras lo que se siente por estos días: además de la felicidad y el orgullo por cerrar de la mejor manera posible, nos invade también la melancolía, la nostalgia de pisar esos pasillos, subir las escaleras y encontrar un grupo de gente que, a pesar de los problemas, siempre espera con una sonrisa.

Hoy hay miedos: a lo nuevo, a empezar a demostrar todo lo que aprendimos y de lo que somos capaces, a desprenderse de aquello a lo que estábamos acostumbradas. Pero también estamos seguras y tranquilas de que estos años no pasaron inadvertidos, que lo nuevo que vendrá también será bueno y que, para nuestra suerte, hay cosas que nunca se van a borrar de nuestra memoria.



Revelarnos en el papel
Es increíble ponerse a leer las carpetas de otros años y descubrir cuánto cambiamos. Frases hechas que hoy detestamos, recursos en común, giros del idioma y saltos típicos de cada una. Si hay algo donde nos vemos reflejadas, es en nuestros textos, sobre todo en los que, aunque pocos allegados puedan notarlo, son autobiográficos.


Sin ir más lejos, en este blog plasmamos situaciones que hoy nos parecen remotas e imposibles. Incluso, lo que nos preocupaba en ese momento, hoy es una anécdota sin importancia, hasta diríamos ridícula. Pero no podemos apartarnos de eso, porque fue parte de nosotras.

Lo que queda
  • Proyectos y sueños, más desarrollados que a principios de 2008.
  • Referentes, tanto del periodismo como de la vida.
  • Experiencias, situaciones que no pensábamos poder resolver, y sin embargo nos probaron a nosotras mismas.
  • Risas y algunos llantos.
  • Extensos días, tardes y noches de trabajos prácticos, mechados con charlitas íntimas.
  • Amistades de las buenas e incondicionales.
  • Y sobre todo, ganas de quedarnos un ratito más.

2 comentarios:

Josefina Lessa dijo...

Ayy chicas, se me llenaron los ojos de lágrimas. Comparto totalmente con ustedes. A pesar de ser una institución, TEA fue un punto de encuentro, un cable a tierra para lo bueno y sobre todo para lo malo.
Es inevitable ponerse triste, es una etapa que se cierra, miedo a la que vendrá y MUCHA nostalgia por dejar de ver a quienes completaban un anhelo que hoy es todo un logro.

Buena vida y muchos éxitos !

Charly dijo...

:( te deseo a vos mi amor y a todas las tea girls mucho exito para lo q siga despues de esta linda etapa que vivieron. Mis felicitaciones para todassss