- Jorge Luis Borges -


"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única"

CLICKEÁ

Seguidores

31.7.10

Gracias

Hoy hice un brevísimo repaso mental sobre los autores que alguna vez, en determinada etapa de mi vida y por diversos motivos, me llegaron al corazón. Me satisfizo saber que fueron varios y muy diversos, por lo que me gustaría compartirlos -y de paso, no dejar que pronto la memoria me juegue una mala pasada-.

-así como me vienen a la cabeza, sin orden, prioridades, prejuicios, ni preferencias-

Ernesto Sábato. William Shakespeare. Paul Auster. María Inés Falconi. Gabriel García Márquez. Mario Vargas Llosa. Isabel Allende. Joanne K. Rowling. Julio Cortázar. Mark Haddon. Carlos Ruiz Zafón. Simone de Beauvoir. Mario Benedetti. George Orwell. Rosa Montero. Truman Capote. María Elena Walsh. Joan Manuel Gisbert. Jean-Marie Gustave Le Clézio. Ángeles Mastretta. Bernard Schlink. Laura Esquivel. Antoine de Saint-Exupéry.

Y quién sabe de quiénes me estoy olvidando.

Como propuesta, sería interesante hacer un intercambio de listitas para comprobar (e intentar aminorar) lo muchísimo que nos queda a todos por recorrer.
















"Se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida"

19.7.10

Siempre extremos









Fue lo mejor y lo peor. El día y la noche. Blanco y negro. Seguridad e incertidumbre. La tierra y el abismo.

Nunca el punto medio. Nunca el atardecer. Nunca el gris. Nunca la constancia sin caer en la rutina. Nunca la orilla del mar.

Siempre fue el extremo
15.7.10

Diversidad

El mundo es diverso. ¿Por qué? Porque está lleno de personas. Gente que piensa, vive, sueña y actúa de forma diferente. Está en la naturaleza del ser humano por el simple hecho de existir.

La igualdad es relativa. Pero existe algo que todos los habitantes de este planeta tienen en común y los hace idénticos, y es el hecho de ser seres humanos. Por lo tanto, tienen los mismos derechos. Cada uno de ellos tiene un corazón que late, pulmones que respiran, piel que siente, ojos que lloran, bocas que sonríen.


A lo largo de los años se han producido cambios radicales. El 25 de mayo de 1810 con la Revolución de Mayo, el 9 de septiembre de 1947 con la sanción de la Ley del voto Femenino, y también el 3 de julio de 1987 cuando se dictó la Ley de Divorcio, entre otros. Todos fueron controversiales para la época y el contexto en el que se dieron. Esas leyes, que conviven en la vida diaria de la gente, ni siquiera se cuestionan. El sólo hecho de pensar en no tenerlas resulta extraño. Cuesta desestructurar los modelos estándar de vida. ¿Por qué será que siempre ha sido difícil ir más allá?


La historia no es estática, se escribe todos los días. Si no fuera así no existiría el progreso, el cambio, el crecimiento social.


No se trata de ideologías políticas. No se trata de monopolios. No se trata de creencias religiosas. Se trata de derechos que deben estar contemplados por la Constitución Nacional que amparara a los ciudadanos del país. Básicamente, tiene que ver con pensar en el bien colectivo sobre el individual, un ejercicio que debería aplicarse a todos los temas que hoy quedan por resolver.


En este momento se está debatiendo en el Senado de la Nación el Proyecto de Ley de Matrimonio entre personas del mismo sexo.



Disculpen que me meta:

Soy Victoria. Una chica heterosexual. Tengo varias amigas y todas son heterosexuales como yo, pero eso no nos hace iguales. A mí me gustan los chicos desarreglados, que tengan mucho pelo y que no sean el estilo Ken de Mattel. Mi mayor complejo es el tamaño de mis pies que no deberían ser tan chicos en proporción con mi cuerpo. Soy de llorar bastante, incluso con las películas de Disney. Si bien me gusta ir a bailar, no voy seguido, a veces prefiero quedarme en casa mirando una película.


Mis amigas son mujeres, como yo. Sin embargo, suelen fijarse en otro tipo de chicos, se arreglan diferente, se visten de otra manera. Tienen otros complejos que no se parecen al mío. Algunas te cuentan todo, otras prefieren guardar sus sentimientos. Tengo amigas a las que les encanta mirar películas de terror, otras que prefieren las comedias. Unas escuchan a Lady Gaga y otras a Joaquín Sabina. Algunas son inquietas y otras creen que no hay mejor cosa en este mundo que dormir la siesta. Tengo amigas con rulos, otras con pelo lacio. Unas que salen todos los fines de semana y otras que me acompañan en el sentimiento.


Somos lo que somos. Amigas. Mujeres. Seres humanos.


En síntesis, somos iguales.

10.7.10

El anillo

Un anillo. Simple. Con un pajarito tallado por un artesano de la feria de la localidad de Ituzaingó. Era un regalo de su mamá, que con alegría le había comprado a su hija, pero no valía nada más que 12 pesos. Ni siquiera era de plata.
La acompañó varios años hasta que un verano, el pequeño pichoncito, se fue a pasear por Brasil sin su dueña. Era la primera vez que estaban separados y, sin embargo, esos 14 días de distancia fueron los más especiales en la vida de la joven. Es que se había ido con una persona bastante especial para ella.
El anillo fue devuelto y con ello varios sueños se partieron en dos. A partir de ese momento ella no se lo volvió a sacar. Hasta hoy.
Quizá sentía que al llevarlo puesto, el lazo que compartía con aquel chico no se iba a cortar. Sin embargo, era una excusa para no ver la realidad. Esa conexión se había desintegrado hace rato y no había marcha atrás.

Esta vez se anima a mirar su mano vacía, la siente extraña, pero sabe que lo necesita.


7.7.10

Un gesto vale más que mil palabras

Una vez más, Laura esperaba a la combi para volver a su casa. La misma hora. La misma esquina. La misma señora maleducada que solía llevarse por delante a todos los pasajeros para subir primera.

Laura siempre llegaba temprano y era testigo de los atropellos de la mujer malhumorada hacia los demás. Pero no decía nada. Se limitaba a dejarla pasar, ya se había acostumbrado.

A penas la vio asomar su cabeza detrás de un puesto de diarios, comenzó a pensar: “Otra vez aguantar lo mismo, la tipa de rulitos que trata mal a todo el mundo”. Pero para su sorpresa, aquel día la señora la miró, le tocó la espalda y le dijo: “Entrá vos primero, siempre me dejás a mí”.


6.7.10

:)

Estar en unas de esas rachas en la que te conforma casi todo lo que escribís... Eso es lo que sí da.