- Jorge Luis Borges -


"Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única"

CLICKEÁ

Seguidores

26.11.09

Vampiros y Vampiresas


¿Por qué hay que hablar cuando ellos tienen ganas?
¿Por qué hay que esperar a que les venga el enamoramiento para volver a verlos?
¿Por qué hay que esperar a que te mande un SMS o te escriba por MSN para no sentir que si le hablás por tu cuenta, quedás desubicada y/o pesada?
¿Por qué siempre hay que aceptar sus tiempos?


Sencillamente no hay ninguna razón. No hay que estar atrás de ellos, ni mucho menos conformarse con los pocos momentos en los que intentan encontrarte para pasar el rato, porque al día siguiente va a salir el sol, y al igual que Drácula no van a dar señales de vida hasta el próximo encuentro nocturno.
Cuando empiezan con tantas vueltas es preferible decirles adiós, antes de que te enganches demasiado, y esperar a una persona que realmente te quiera. Nadie va a cuidarte, más que vos misma.

(Esto va tanto para el género masculino como para el femenino, sin excepción).
24.11.09

Teléfono descompuesto

Seguramente alguna vez te habrá pasado que anduvieron corriendo rumores sobre vos por los pasillos de la escuela, de la facu, del trabajo o las calles del barrio. Es que a la gente le encanta hablar sobre otras personas. De repente, un simple incidente que tuviste, pasó de boca en boca y en medio de esos vaivenes terminó transformándose por completo en otra cosa.
De pelearte con tu novio, pasaste a ser cornuda. De irte unos días afuera para respirar un poco lejos de la gran ciudad, pasas a ser una fugitiva que se escapó de su casa. De quedarte sentada hablando con un chico con el que estuviste una vez, pasas a haberle dado un beso y a haber terminado con él.
Sí, la gente siempre va a cambiar todo, y no es que sea a propósito, al menos no en la mayoría de los casos. Sin embargo, eso no quita que te enoje y te de ganas de matar a la persona que descompuso el relato.
Por ello es imprescindible que trates de no escuchar lo que se dice por ahí y te concentres en que las personas que querés sepan la verdad de la historia, porque son los que realmente importan.

Insomnio

Siempre, sin excepción, cuando hay que despertarse temprano, la noche anterior cuesta horrores conciliar el sueño. Das mil vueltas en la cama, pensás en temas relajantes, te acordás de las canciones que ya aprendiste de memoria en clase de yoga o contás ovejitas, pero nada, nada sirve. Probablemente tuviste un día tan intenso que estás pasada de revoluciones y tu mente no puede parar a descansar unas horas.
Obvio, al día siguiente lo último que querés es seguir tu vida como si nada hubiese pasado. Entonces, ¿qué se hace con cuatro horas de sueño y la promesa de un día tan largo como el muro de Berlín? Respirar hondo, pegarse una ducha refrescante, tomarse un buen café cargado, empezar la mañana hablando con alguien inspirador y afrontar las responsabilidades con mucha calma.
Lamentablemente, tomarse toda la jornada tirada en tu cama no es opción.
22.11.09

Déjà vu


INVITADA: Ailín

¿Por qué siempre están saliendo de una relación larga? No falla: empezás algo con un caballero y, religiosamente, después del primer mes sale con la tan temible frase: “Me parece que no estoy preparado para engancharme otra vez con alguien”. ¿Ahora no estás preparado, pero hace un mes, sí? No entiendo.
Manda diez SMS por día, llama, sorprende. Y de repente, el carruaje se convierte en calabaza, los caballos en ratones, ¿y vos? Perdidísima, claro. Es la figurita repetida del hombre que necesita tiempo para sí mismo después de una ruptura y se dio cuenta después de ilusionarte.
¿Rencor? No, salí, disfruta, que ya va a venir el próximo. Eso sí, siempre asegurate de que haya roto con la ex por lo menos seis meses antes. Consejito nomás, de una coleccionista de hombres post ruptura.
21.11.09

Exámenes

Durante la última parte del año, en la cual estás contando las horas y los días para que terminen las clases, suele juntarse todo. Parece que los profesores se pusieron de acuerdo para darte mil cosas, al mismo tiempo. Comenzás a somatizar, y te enfermás los días previos al examen. A la hora de estudiar, cualquier cosa te distrae, desde el ruidito de la heladera, hasta la pelusa que pasó. Soñás con lo que estudiaste. Y como para terminarla, puede que en esos días venga Andrés.
Lo primero que se te viene a la mente es tirar todos los libros y que sea lo que Dios quiera, pero tenés que pensar que en un tiempito vas a estar bailando la samba en Navidad y año nuevo. Es el último esfuerzo.
20.11.09

Acá hay verano, está claro

Se acerca el veranito. Sol, calor, amigos, PILETA, PLAYA! A mediados de noviembre se viene el momento de la prueba de fuego: la bikini. Otro año más lo mismo: nos horrorizamos frente al espejo y no entendemos de dónde salieron tantos kilos acumulados. Evidentemente nos olvidamos de todas esas clases de step "olvidadas" y canceladas, de los potes enteros de helado los viernes solitarios y de los domingos en la cama, haciendo oídos sordos de las réplicas de nuestros familiares para que nos movamos aunque sea dos metros.
Pero el peso no es lo único. El color blanco-verde de la piel es atemorizante. Todo bien con Michael Jackson, un groso del baile y todo, pero no queremos parecernos físicamente a la estrella pop. La cama solar no es opción, dicen que es cancerígena. Tampoco sirven mucho las cremas autobronceantes, el enchastre mundial del siglo XXI (que encima es poco parejo). La terracita en noviembre sería la mejor opción, pero la ropa colgando y haciendo sombra deja unos lindos lamparones blancos en la piel (el calzón del del 5to B en tu panza no queda cool).
Caer en la playa con busarda Y color de bebé albino no da, ni un poco.
19.11.09

A la pelota

Reglas para ver un partido de cualquier deporte con ellos:

  1. Permanecé en silencio.
  2. Si el equipo de él va perdiendo, evitar comentarios como “mi amor, seguro que la próxima ganan”, o mucho menos el típico “tranquilo, no es la muerte de nadie”. Corrés el riesgo que te tiren lo primero que tengan cerca.
  3. Tener preparada en una mesita alguna gaseosa y algo para comer. Siempre tienen mucho mejor humor con el estómago lleno, y como el fútbol es tan impredecible, es bueno estar preparadas para lo que sea.
  4. Evitar comentarios o apreciaciones personales sobre cómo va el juego. Como ya hemos dicho en otros posts, ellos siempre saben más y van a tomar lo que digas como una opinión sin sentido o fundamento.
  5. Tené preparado un librito bien entretenido.
  6. Y la más importante, rezá porque gane su equipo. Es fundamental para que la tarde termine bien.

Ni una bien

Hay días que parecen armados especialmente en tu contra. Cero inspiración para los trabajos de la facultad, llamás de urgencia a tu médica pero no está en el consultorio hasta fin de mes, se te cancela una cita, rompés una taza y no te responden el mail terminantemente necesario que estás esperando hace semanas.
En estas veces en las que estás segura de que nada va a salir bien, lo ideal es cambiar un poco de aire, salir a despejarse un poco y esperar que el próximo vientito sí venga a tu favor. Aunque ahora parezca increíble, en unas horas vas a estar feliz de la vida por alguna novedad que le ponga algo de picante a un día negativo.
18.11.09

Cuando calienta el sol

Si hay algo que, definitivamente, se torna insoportable es el viaje en los transportes públicos cuando hace 30 grados de calor. El tiempo que invertimos en peinarnos, cambiarnos y estar perfectas para ir al trabajo o la facultad, se esfuma en segundos cuando pisamos un tren, colectivo o subte.
Lo que hacemos siempre:
· No importa si nuestro viaje dura 45 minutos, vamos paradas con tal de no transpirar una gota.
· En caso de encontrar un asiento, estamos todo el trayecto bien derechitas sin que nuestra espalda toque el respaldo.
· Nos maquillamos mucho. Casi siempre pensamos que con eso vamos a alivianar el efecto del calor y la humedad en nuestro rostro, sin embargo, cuando llegamos a destino descubrimos que la pintura está toda corrida y parece que estuvimos llorando tres horas.
· Salimos con el pelo mojado. A penas nos terminamos de bañar el cabello parece perfecto pero no te olvides que se va a secar y al lado tuyo, Mafalda va a ser un poroto. Siempre es conveniente esperar un poco en tu casa para que se seque y ver si te da tiempo a que te puedas hacer un peinado sencillo y cómodo.
Para tener en cuenta:
· Siempre es bueno tener un desodorante en la cartera.
· Ponerse ropa liviana y de algodón. Preferentemente en colores claros.
· Evitar los flequillos. Si te lo cortaste, es conveniente tener invisibles a mano.
· Para las que tienen pelo largo, los rodetes son la mejor opción en esos días, especialmente los que están medio desprolijos porque dan un aire de naturalidad.
· Maquillarse lo justo y necesario. Con un retoque en las pestañas y un poco de base (en caso de que realmente la necesites) estás perfecta.
13.11.09

Atención

¿Alguna vez te preguntaste porqué los sentimientos son tan volátiles? En realidad no lo son. Los sentimientos tardan mucho en irse de cada cabeza… así que cuando se van rápido, sencillamente es porque nunca existieron.
Lo importante es aprender a discernir cuando tenemos en frente a personas confundidas o con sentimientos duraderos. Ésa es la parte más difícil de la cuestión.

Claves:
· Aunque parezca trillado, el tiempo es la mejor de todas las soluciones. Date un espacio para analizar bien hacia dónde querés ir y cuáles son las cosas que realmente valen la pena.
· Sé autocrítica. No te mientas a vos misma ni te abstraigas del mundo porque es muy probable que luego vuelvas a la realidad de prepo y sin paracaídas.
· Escuchá tus instintos. Las mujeres solemos tener una intuición especial que nos permite percibir hacia dónde se dirige todo lo que nos rodea.
· No te conformes. En cuanto veas que la cosa no va ni para atrás ni para adelante, es mejor cortarlo por lo sano. Siempre habrá algo mejor ahí afuera esperándote.
· Respetate. (Simplemente no hace falta ampliar el concepto, todas tenemos en claro de qué se trata y como debemos hacerlo valer).
12.11.09

Los ególatras

La primera vez que notás que no todo el mundo se quiere en igual cantidad debe ser en el jardín de infantes, cuando, jugando a la familia, una de las nenas decide que ella va a ser la mamá y que todas las demás deben hacerle caso. Durante la primaria siempre hay alguno que quiere ser sí o sí Manuel Belgrano o Mariquita Sánchez de Thompson en el acto patriótico. De no ser así, amenaza con no participar. En la secundaria, terminan obteniendo el único tema interesante para dar el oral de biología que todos odian. Siempre se salen con la suya, sin importar cuántas cabezas roden en el camino.
Durante toda tu vida te vas dando cuenta de que este tipo de actitudes egoístas y llenas de un amor propio exageradísimo se multiplican en gente de todos los ámbitos que transites. La clave es intentar que no te afecte en tu vida personal y esperar, quizás en un pensamiento un poco maligno y pecaminoso, que se den contra una pared de esas bien grandotas y de una vez por todas les bajen esos humos negros, negros.